lunes, 2 de agosto de 2010

UN ALMA LIBRE

Grande. No se me ocurre otro adjetivo para calificar a mi amigo MAG. Como le dije en la carta que le escribí, su cuerpo está prisionero, pero su alma está libre. Libre de ser, de pensar, de estar orgulloso de quien es, por su familia y por sus amigos, que lo apoyan en cada momento. En apenas una semana me ha contestado y a pesar de las circunstancias, ha conseguido sacar leves sonrisas de mis labios, con anécdotas, recuerdos y esperanzas. Nada más leer el encabezado de su carta, MAG se hace presente en su forma más natural de ver las cosas. Ha sido una carta extraordinaria. Parecía que lo tenía delante. MAG es así, inconfundible, único, con sus defectos, con sus virtudes... ¿y quien no? Pero sobre todo, con su inocencia, esa que siempre va por delante de él, pregonando que pasa lo que pase, no lo van a cambiar, va a seguir siendo él mismo. Pase lo que pase, MAG siempre será MAG...nífico. Se te echa de menos, pero no me refiero a nadie en concreto, sino a un pueblo entero que sabe que la ley no es igual para todos y que tarde o temprano, todos pagan las mentiras... y nadie va a ser menos con el paso del tiempo. Ánimo y a por la siguiente carta. Esta vez prometo tardar menos.

1 comentario:

  1. Manolo, solo se me ocurre una palabra GRACIAS . Me has hecho llorar.Un abrazo.

    ResponderEliminar