viernes, 13 de agosto de 2010

ALGO RETORCIDO

Tan retorcido como la madre naturaleza nos presenta sus creaciones cuando menos te lo esperas. Mentes calenturientas que aprovechan cualquier situación para meter aún más el dedo en la llaga. A veces creo que no sirve de nada ser tan condescendiente y que debería ser más egoísta de lo que soy. Y no estoy diciendo que lo sea, me basta con asumir que ciertas personas lo puedan creer. Personas con la lengua muy larga y la mente muy corta, que no hacen más que alargar los impactos de su propia sombra y que se piensan que somos los demás los que debemos mejorar para estar en perfecta armonía con ellos y con la naturaleza... Craso error. El hilo es fuerte y puede aguantar muchos tirones, pero sigue siendo un hilo. Basta un simple corte para eliminar cualquier tipo de unión entre ambas partes. La naturaleza se encarga de avisarnos, de mostrarnos lo cruel y retorcida que puede llegar a ser en toda su magnificencia. Nos basta con observar, vacilar, recomponer, destruir, aprender... y seguro que llegamos a ser unos magníficos alumnos. Mientras tanto, los que no queremos aprender lo negativo, por fuerza se empeñarán en que tampoco aprendamos lo positivo. Ahí está el equilibro: en la mitad; y no en el medio, como otros creen...

No hay comentarios:

Publicar un comentario