sábado, 27 de noviembre de 2010

LAS CALLES DE LA MEMORIA

Parece que la tristeza de la lluvia haya inundado nuestras almas. Parece que no tengamos objetivos en nuestras vidas. Andamos en círculo, como las agujas de un reloj. Y otra vuelta, y otra, y otra... quizá mañana consigamos ver el sol. Hoy deambulaba por las calles de la memoria. Sí, aquellas que hacen esquina con la Plaza de la Esperanza. Plaza en la cual nos sentimos bien, esperanzados, como soñando despiertos. Pero al dejar la plaza atrás, llegamos a la Avenida de la Realidad. En el barrio de la Soberbia me detuve a contemplar lo que siempre detesté. Caminé, entonces, lo más rápido posible. Y en el Camino de la Amistad te encontré. Empecé a vislumbrar los rayos del sol, dejándome guiar por tus ánimos. Rápidamente, a lo lejos, vi la Carretera de los Consejos. Los coches, cautos, pasaban por ella llenándola de color. Alcancé el Paseo de los Deseos y me dispuse a atravesarlo mientras pensaba en un futuro mejor. Y al volver la vista atrás, pude verte. Caminabas por el Sendero de la Ilusión. Quien sabe... un día más, y seguimos igual. Podría haber sido peor. Cada lugar del pueblo anclado en mi memoria me transmite una sensación diferente. Es cuestión de saber caminar por los lugares apropiados. Caminante, no hay camino; se hace camino al andar...

4 comentarios:

  1. Es cierto Manolo que nuestra vida a menudo es un horrible callejero mal explicado en un mapa que ni siquiera nos tomamos la molestia de consultar, y cuando lo hacemos la confusión es tal que optamos por seguir nuestra propia
    intuición.
    Siempre he luchado por evitar esas vueltas sin control que mencionas, intentando caminar siempre en línea recta (aunque a menudo me encante dar algún que otro rodeo y desviarme del camino para deleitarme con el paisaje que se alza tras los altos murados de hormigón).

    Mientras no te metas en ningún callejón tortuoso como el de La Envidia o La Hipocresía todo irá bien.

    Besos y feliz Domingo

    ResponderEliminar
  2. Hola Akasha... procuro ir por calles adecuadas para no entrar en esas que tu dices. La verdad es que ha sido una semana un poco extraña... ayer estaba algo raro...

    Pero creo que no me salió tan mal, ordené un poco la memoria y no desaproveché tanto el tiempo. Luego, los resultados, igual no son los que uno espera, pero tranquila, que mis caminos sin siempre buenos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Ya lo dijo Machado.
    Precioso texto. Te felicito Manolo, me gustó mucho.
    Cada día te superas.

    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Gracias Anne... si tú dices que cada día me supero, quizá sea verdad. Pero me conformo con que cada día exista una nueva motivación para intentar seguir siendo como soy. Una vez conseguido eso, puedo escribir mejor o peor... eso es cuestión de sentimientos.

    Besos.

    ResponderEliminar