martes, 8 de diciembre de 2009

TEXTO FOTOGRÁFICO


Me aficioné a la fotografía gracias a la Semana Santa. Al principio, sólo pensaba hacer fotos a las procesiones,a las imágenes de la Semana Santa de Linares. Conseguí mi primera cámara digital, una maravilla de la época, sin pantalla, con memoria para 45 fotos, independientemente de su tamaño, de 640 píxeles por 480 píxeles. Por supuesto, no tenía ni flash ni opción a nada, absolutamente nada. Mirabas por el visor, apuntabas, la cámara cogía la luz que había y la guardaba, y cuando hacías 45 fotos, a descargarlas a casa. Me costó 26 mil de las antiguas pesetas. Después, en Madrid, en el año 2000, me compré una cámara, que me costó más de 80 mil pesetas, una Fuji FinePix, una maravilla, con flash, pantallita LCD, varios modos de uso y que guardaba las fotos en tarjetas de memoria. Hoy en día te compras una de características similares o incluso mejores, pero más pequeña y estrecha, por 100 euros.


A partir de ahí empecé a leer, a aprender de la fotografía, a investigar, a ver fotos por internet... y empecé a aficionarme. No soy un profesional, aunque trabajé para un periódico regional, pero algo entiendo y siempre intento buscar esa foto artística, esos primeros planos o esos paisajes increíbles, aunque casi siempre me suelo perder ese tipo de fotos pues no suelo llevar la cámara encima. Demasiado me ha costado conseguir lo que tengo ahora como para perderlo. Y ahora, con una cámara semi-profesional, hago lo que puedo... Todas las fotos del blog son mías, excepto, evidentemente, las de portadas de discos o libros, o algunas de música.

No hay comentarios:

Publicar un comentario