sábado, 3 de julio de 2010

LUZ

Estoy en una fase algo extraña. Algo estoy a punto de comenzar y no sé muy bien lo que es, ni sé muy bien cómo definirlo. Ganas no faltan. Tiempo sí. Y esa es la pena, que apenas tengo tiempo, y sin motivación (aunque ya dije que ganas sí que tengo) pierdo demasiado precisamente ese tiempo del cual ahora dispongo un poco más. Más, pero no mejor. Porque no es lo mismo cantidad que calidad. Estoy a punto de entrar en un túnel del cual desconozco su longitud. Pero lo peor es que no sé si podré salir del mismo. Seguramente no sea un túnel largo... o puede que sí. Fuera como fuere, lo importante es, una vez dentro, saber salir. No sería la primera vez que emprendemos algo y al final nos rendimos, paramos, nos equivocamos, nos detenemos. Me da igual el motivo. Este túnel que quiero atravesar pero que no sé muy bien la forma ni el motivo tiene que servirme principalmente para aprender, y quiero que sea definitivo, decidido, que si entro en él salga también lo mejor y lo antes posible.

1 comentario:

  1. Todas las personas pasamos por momentos parecidos a lo largo de la vida.Lo importante es saber salir del tunel sin sufrir demasiado daño.

    ResponderEliminar