viernes, 17 de diciembre de 2010

SINFONÍA

Sinfonía de amor con múltiples colores. Tonalidades que abundan, que debemos buscar, en cada rincón, en cada calle, donde puedo ver tu rostro por el cálido color de las nubes derrotadas, vencidas por el viento que las esconde del sol. El universo nos hace diminutos, los insectos nos hacen enormes. Mis sentimientos me hacen débil, variable, cambiante por una simple brisa. La que mis pestañas provocan en el infinito de mi alma. Cuentos que son cuentos, historias por vivir, imágenes por recordar, tonos imposibles de guardar. Que mi memoria tiene mil besos y mis besos, humildes son, de finito sabor, de incalculable valor. Y mi timidez viaja por los abrazos que reparto, y se impregnan de la amistad de quien los recoge. Mi amistad tiene el precio que los demás quieran pagar; no quiero robar la razón de la gente sin compasión. Vive quien quiere y muere quien puede. Si quiero y no puedo, contigo me quedo. Que no. Me resisto. Aunque me duela; que guardé cada beso que me diste en un lienzo de amapola, y la pinté de girasol, para ver el amarillo buscando tu sempiterna viva luz; tu brillo. Tu calor. Tú. Y nadie más que tú. Porque así soy yo... con mi imaginación. Como las fotos llenas de pinceladas de fresa y de cosquillas saladas.

4 comentarios:

  1. ¡Poeta, que eres un poeta envuelto en un traje de niño grande!

    Me ha encantado esta prosa poética, estas metáforas de la vida de boca de una persona cabal y rebosante de imaginación (suena paradójico, ¿verdad?)

    He releído dos veces el texto y cada vez me ha parecido más hermoso.

    " ...Mi amistad tiene el precio que los demás quieran pagar; no quiero robar la razón de la gente sin compasión."

    Si hay que pagar algún tributo al ogro de debajo del puente por conservar tu amistad con el paso del tiempo lo pagaré sin temor alguno. Sin duda, porque leerte es un placer y porque me entristece hacerlo cuando te "veo" bajo de ánimos y me encanta cuano vislumbro un pequeño ramalazo de vitalidad.

    PD. ¿se nota que esta noche he dormido, verdad jjjejejejejje?

    Me ha encantado esa imagen, con las nubes violáceas, rosadas, algodonosas y casi palpables. Me ha recordado mi Universo Burtoniani y casi casi he presentido la presencia del jinete fantasma en la lejanía ;)

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Hola Akasha!!

    Exageras con tanto halago, sinceramente lo creo. Vuelvo a decir que es una forma de ver la vida, de sentir, de escribir lo que siento. A veces estás más arriba y otras más abajo, y dependiendo de esa situación, pueden brotar unas palabras u otras, pero sencillas en todo caso. No merecen tantos halagos. Los cuales, por otro lado, te agradezco. Tampoco vamos ahora a discutir por eso, jejeje...

    Me alegra que te haya gustado la foto, pero más me alegra que hayas dormido y descansado lo que mereces, que todo no puede ser trabajar.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  3. Querido Manolo:
    A todo sentimiento le es asignado un color, el mío hacia tí viene pintado del verde de la Esperanza; encarnando el viaje que desearía que recorrieras, pero con la mochila vacía, sin mayor peso que el de tu imaginación atesorada de infinitos colores dorados, brillantes, que te alumbren siempre el camino que hayas de recorrer.
    Puedo adivinar que el azúl es el color que mas te envuelve, un azúl de cielo inmenso en estado de primavera, abierto, transparente como tu; un azúl profundo de mar, hermoso, rodeado de infinitas compañias de colores que espolvorean su aroma salado entre tus manos de barro, hechas para componer cualquier forma perfecta, sea en palabras, abrazos o silencios.

    P.S. Me gustaría poder leerte siempre así, se que es imposible, porque de igual modo que el amor se ha de sentir libre, lo mismo sucede con el dolor.

    Te hago llegar mi abrazo, elige tu el color que desees para él, se que sabrás escoger el perfecto :)

    ResponderEliminar
  4. Hola May.

    Me llegó tu abrazo perfectamente, gracias ;-)

    Has acertado cuál es mi color favorito... igual ya lo dije antes por aquí, jeje... Es cierto que no siempre podemos estar alegres y felices, pero yo llevo una época en la cual al menos lo estoy intentando. Intento evitar lo que me hace daño, o al menos, verle el lado positivo. Estoy aprendiendo a tomarme de otra forma las cosas que son inevitables. Porque hay cosas que lo son. Y como he aprendido a ver que son inevitables, me hago el loco y pienso en cosas más agradables. Al final todo pasa. Aunque esto es un arma de doble filo...

    De todas formas, como bien dices, ahora que estoy más animado no lo voy a estropear. Besos!!

    ResponderEliminar