domingo, 5 de diciembre de 2010

LA PRINCESA PROMETIDA

Seguramente, si la música de esta película no fuera de quien es, jamás la hubiera visto. Debe de existir alguien muy sabio que las cosas hacen que sean como son para que nos demos cuenta de ello. Ahora que estamos en la "Pre-Navidad", abundan películas de este tipo en las distintas cadenas televisivas que llenan la parrilla y nos recuerdan que la Navidad, en la televisión, también es igual año tras año. Esta película marcó toda una época personal. Se convirtió en clásico durante unos años en las fiestas navideñas, y no descarto que este año la vuelvan a poner... lo cierto es que no es una gran película ni tiene una gran historia detrás. Pero esta película dice mucho de mi. De mi forma de ser, de mi forma de pensar. De lo que es el amor o de lo que puede ser. Y sobre todo, de lo que puede ser una gran historia con una pequeña dosis de imaginación. Ni que decir tiene que la he visto infinidad de veces y que la volvería a ver otra infinidad de veces; por supuesto, forma parte de mi pequeña, pequeñísima, filmóteca. Y es que hoy me he levantado nostálgico; pensando en que la Navidad está ahí, a un par de zancadas, y esta película está en el televisor de mis recuerdos, con toda la familia pululando por la casa, mi madre sentada cosiendo, mi padre atareado, mis hermanos acompañando cada momento y mi abuelo... vivo. Porque la importancia de las cosas importantes reside en pequeños detalles.

14 comentarios:

  1. Me ha encantado esta película amigo, aunque en mi caso no guarda ninguna sorpresa, porque adoro las historias de damas, caballeros, príncipes y princesas... con decirte que me encanta Shrek y es la historia de un ogro jajajajajaaja

    La melancolía que me implica la navidad es terrible y las ausencias señaladas, la hipocresía, el consumismo... son algunas de las cosas que me hacen odiarla.

    Besos e intenta superarlo, con suerte el mes pasará rápido

    ResponderEliminar
  2. A mi me has recordado mi infancia. Tengo el libro y la película.
    Y ya pueda ser sosa, no tener nada de especial o lo que sea, pero a mí, me gusta. Junto con Los Goonies, creo que son las pelis de mi infancia que más me gustan.

    Tienes razón, la importancia de las cosas reside en los pequeños detalles.

    "Hola. Me llamo Iñigo Montoya, tú mataste a mi padre, prepárate a morir".

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Pues no la he visto pero me has dejado con ganas, una historia de principes y princesas, estoy segura de que coincidiré contigo y soñaré con ella.
    Momentos especiales que se comparten en familia, con cariño, disfrutando del privilegio de estar y de sentir ese calor especial.
    Buen día :)

    ResponderEliminar
  4. Como recuerdo esta pelicula, querido Manolo.
    Yo también la habré visto unas cuantas veces, y como tu bien dices, no és una "gran" pelicula, pero tiene algo de especial, a parte de la música sin duda, y ademas, representan una época a la que le guardo mucho cariño.
    Comparto con Anne también la de los Goonies, cristal oscuro, dentro del laberito, la historia interminable. Peliculas que en sí no decían mucho, pero tenían algo, sin duda, y hoy al leerte has hecho que me rememore al pasado, pero al bueno, al de los maravillosos momentos vividos.
    De la navidad mas bien preferiría no comentarte, no és una buena época para mí, y la sufro mucho, ya no por los abusos de las campañas, y los sobreexcesos infundados, no, son unas fechas tristes, simplemente. Estoy deseando que acaben ya y llegué la primavera, estación que me fascina, y ya comprobareís de que modo ;)

    Besos bien apretados y con cariño.

    Pasa buen lunes. :)

    ResponderEliminar
  5. Hola Akasha, jejej... creo que Shrek nos gusta a todos. Igualmente, imaginaba que habrías visto la película. Ya ves, lo que puede hacer la música, seguramente, si la banda sonora fuera de otro, igual ni la habría visto...

    No es que odie del todo la Navidad, sólo determinados conceptos, como bien apuntas...

    Besos!!

    ResponderEliminar
  6. Hola Anne... Íñigo Montoya era mi favorito, lo que pasa es que empieza en el bando de los malos y además, es peor espadachín que el pirata, y siendo español, me fastidiaba... jajaja, pero al final se hace bueno.

    Como ya comenté, genial película que efectivamente, formará parte de la infancia de muchos de nosotros.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  7. Hola Wendy... pues ya sabes, ya tienes una película pendiente para ver. Yo la tengo en DVD, te la puedo prestar si quieres, para mi no es ninguna molestia.

    Seguro que te sorprende. Aunque ya estemos a la mitad... feliz puente. Besos!!

    ResponderEliminar
  8. Hola Mayte. Bueno, consideremos la Navidad como una época de transición. Como ya dije, yo no la odio tanto por como es, sino por como nos hacen que sea. Hipocresía, falsedad... en fin, Akasha la ha definido bastante bien. Y con los años, va a peor.

    Podríamos fundar una asociación de blogs antinavideños, jajajaja...

    Bueno, si he conseguido subirte un poco el ánimo, me doy por satisfecho. El puente se hace largo, tan largo, que aún dividiéndolo entre dos es más largo que un fin de semana normal. A ver si pasa ya y volvemos a la normalidad, y pasa este mes de tanto consumo.

    Besos y abrazos cargados de ánimos sureños.

    ResponderEliminar
  9. Manolo no he podido por menos que regresar porque cuando leí tu oferta me dije ¡que bien! pero luego pensé ¿como me va a prestar un dvd?
    Sin embargo leo vuestros últimos comentarios relativos a la Navidad y os doy un tirón de orejas, el hecho de que pueda estar rodeada de mucho marketing, hipocresía y falsedad no quiere decir que no seamos, también, mucho los qe la vivimos en su esencia así que os animo a participar desde esta perspectiva, por fa :)
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Hola Wendy... bueno, yo te puedo enviar la película y la ves y luego la devuelves. Eso es un préstamo. Yo no tengo problema.

    En cuanto a la Navidad, no todo es malo en el sentido que comentas, pero la culpa no es nuestra, es de quienes nos venden la Navidad como lo contrario a lo que debería ser... Haremos un esfuerzo, pero aún así, todo lo que conlleva no va a desaparecer...

    Besos!!

    ResponderEliminar
  11. Acabo de llegar a tu blog y bueno, no he visto esa pelicula pero creo que no me la perderé. Me gusta que veas la navidad como la veo yo, aunque nada que ver de como era cuando pequeña, siempre falta gente. A mi no me gusta la parte consumista de la navidad, odio la espiral de consumismo que hay...
    Bueno me voy a buscar esa peli a ver si la encuentro.
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Encantado de que entres por aquí, Montse. No esperes una peli navideña, simplemente que la ponían en estas fechas porque por entonces tampoco había tantas pelis que poner... ahora bien, si te gustan las pelis de pricesas y castillos, probablemente te guste.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  13. Una de las películas que marcaron mi infancia desde luego.
    Ese grito de "¡Hola, soy Íñigo Montoya, tú mataste a mi padre, prepárate a morir!" es algo ya mítico para mí que me arranca siempre una sonrisa.

    Pasaba por aquí para felicitarte por el comentario sobre la Navidad que has escrito en el blog de Wendy, realmente preciosa tu descripción. Y encima me encuentro con una entrada sobre esta magnífica película.

    ¡Saludos de otra granadina!

    ResponderEliminar
  14. Uy, mencionan por ahí Dentro del laberinto, La historia interminable y los Goonies... Creo que esas pelis nos marcaron a todos jeje ^-^ Me encantan todas.
    Y bueno ¡ánimo! Que la Navidad es para vivirla como tu bien expresabas en tu descripción y no como nos digan en la tele :P

    ResponderEliminar