viernes, 3 de diciembre de 2010

LA IMPORTANCIA DE SER NADIE

Hay quien necesita sentirse importante aún sin ser nadie a tener en cuenta. Son gente que recalcan sus gustos una y otra vez, otorgan méritos a cosas banales y sin importancia por el simple hecho de que les ha ocurrido a ellos y no a los demás. Sobre todo, presumen de regalos que ellos jamás harían, ni siquiera se molestarían en comprar porque lo creen innecesario para la vida. Pero, una vez que se lo regalan, le dan tal importancia al regalo que parece que los demás debemos estar eternamente agradecidos por el simple hecho de poder compartirlos. Esa es la importancia de ser nadie. No querer algo, pero presumir de ello cuando te lo regalan. Hay otras formas de sentirse importante sin ser nadie. Insistir en cosas obvias hasta que te den la razón, imponer un estilo de vida o creerse en posesión de la verdad sobre un estilo de vida o no escuchar consejos aunque éstos sean por el bien de estas personas importantes, de éstos mismos. No importa. De todas formas, no son nadie. Es mejor no ofrecer consejos ni regalar sonrisas a este tipo de personas. Porque pensarán que intentas ser más importantes que ellos. Y el orgullo que desprenden los dejará ciegos e incapacitados, y eso, alguien importante, no puede dejar que ocurra. Dejemos que sigan siendo estátuas sin cabeza...

9 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Consideraciones éticas a parte, ser nadie puede ser muy agradable, la cuestión radica en querer serlo.

    Un abrazo Manolo.

    ResponderEliminar
  3. jajajajjaja me ha encantado eso de: " dejemos que sigan siendo estatuas sin cabeza..."

    A mi me encanta no ser nadie (porque sé que para alguien seré el mundo) pero lo malo es esa gente que, como tú bien dices, no es nadie y se empeña en ser el rey/reina del mundo. Imponiendo sus ideas y sus creencias por encima de las de los demás, cuando en el fondo son unos malditos diablos como lo somos nosotros (y a mucha honra).

    Esa gente es ridícula, y tiene menos valor que un euro de madera.

    Besos amigo y pasa un buen sábado.

    ResponderEliminar
  4. Caracolillo, no pretendo juzgar a nadie con este comentario. Igual no me he expresado de la manera correcta en el comentario. Me refiero a aquella gente falsa que, por poner un ejemplo, dicen que no les gusta el jamón pero que cuando se lo regalan presumen de tener el mejor jamón del mundo. Pero no sólo eso...luego les tienes que agradecer que te den de ese jamón y encima tienes que alabarlos y decirles 40 veces lo rico que está el jamón. Simplemente me refería a eso.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Hola Akasha... espero que estés haciendo una buena recopilación de mis frases, que ya he visto que te gusta más de una... jeje...

    Opino como tú. No quiero ser alguien importante para el mundo, simplemente para quien tengo que serlo, para la familia y para los amigos. Ser uno más, como el resto de los mortales.

    Pero bueno, hay gente que necesita sentirse así para ser alguien. Quisieran que los demás estuviéramos siempre dorándoles la píldora.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Entre esas personas que tan bien describes, y las que sólo saben hablar de dinero, y resto de cosas materiales que poseen (más bien por las que son poseidos), como si fueran lo más del mundo, cada día me alegro más de ser nadie, pero en lo que se refiere a pasar sin hacer ruido, haciendo mi vida de la manera más respetuosa posible hacia los demás.

    Un abrazo, y buen finde!

    ResponderEliminar
  7. Hola Anto!!

    Lo peor es que el jamón les gusta... pero no lo compran. Y pudiendo. No son precisamente de las que les cuesta llegar a final de mes...

    No tienen por qué ser necesariamente personas materialistas, pero sí son personas que dan mucha importancia a lo suyo y nada importancia a lo de los demás, aún siendo mucho mejor lo de los demás. Es como si se sintieran amenazados por un complejo de inferioridad...

    Saludos y feliz acueducto a todos!!

    ResponderEliminar
  8. Querido Manolo:
    Espero que no haya fecha de caducidad para los comentarios a exponer. Me iba directamente a comentarte sobre el de la princesa prometida, pero en este tenía que decirte algo, pequeño pero conciso.

    Jamás he confiado en ese tipo de personas, y cuando intuyo que alguien és asi huyo al instante, no queriéndo que nada de semejantes personajes se me pueda pegar.

    Yo creo en la gente auténtica, gente como tu, que dá valor a lo que realmente importa, que no se avergüenza de lo que és, ni presume de lo que tiene, ni menosprecia a los demás.

    Cuando era más joven, recuerdo ahora, tenía un calendario de esos que te ponen una imagen con una frase inscrita, y lo leía muchísimas veces, decía algo asi como que: No te preocupes jamás por tu tamaño, siempre habrá alguien más pequeño y más grande que tú.
    Con ello, no quiero expresar que las desgracias de los demás te pueden hacer sentir mejor, ni que el tamaño de las cosas o personas influye o no. Creo que simplemente trataba de decir, que hay que quererse a uno mismo, tenga lo que tenga, y no fijarse en lo que tienen los demás, porque habrán muchos que si, que tengan más que tú, pero también una mayoria que apenas tienen nada.

    Espero sepas perdonarme, porque no se de que manera surreal te he acabado de hacer mi comentario, y quizá no haya sabido explicarme como quería, pero bueno, como se que tu eres un hombre cabal e inteligente, se sabrás descifrarme, porque ni yo misma me logro entender a veces jejeje

    Un besote, y cuidate que eres un gran tio ;)

    ResponderEliminar
  9. Vaya... un comentario a posteriore. Me ha dado por bajar en el blog y he visto uno nuevo. No te preocupes, se pueden comentar todo el año... lo que pasa es que a veces no me percato de los comentarios tardíos a tiempo, y con el paso de los días... pero por supuesto, se puede comentar siempre.

    Bueno, creo que en el post dejo claro más o menos el punto de vista que quiero expresar, y creo que tú también te has expresado correctamente, y he entendido lo que quieres decir. Es una extensión a mi punto de vista. No quiero hacer más hincapié en este tipo de personas, pues está todo dicho. El problema es la manera de huir de ellos, pues a veces no es tan fácil, y otras casi imposible. Y si no huyes, lo único que se puede hacer es ignorarlos... y entonces estamos cayendo en otro tipo de problema.

    Me ruborizo con los piropos. Lo de gran tío lo dirás por la altura, ¿no? Por eso de que mido casi 1'90...

    besos!!

    ResponderEliminar