domingo, 19 de diciembre de 2010

FURIA DE LEÓN

Nada muy especial es demasiado importante. Nada importante es tan especial. Cansado de la rutina, hay quien critica por criticar. Simplemente porque las cosas no son como nos gustaría que fueran. Pero eso nos pasa a todos. No podía imaginar que se pudiera ser tan ingénuo. Síntomas de la comodidad. A pesar de las dificultades. La madera puede ser más fuerte que el metal si sabemos cómo utilizarla. El dolor vive en mis bolsillos, el silencio se rompe con el aleteo de tu esencia y el amor se rodea de la hipocresía disfrazada de verdad. Nos pensamos invencibles, que todo lo podemos, que nada nos hace sombra, que los demás están a nuestras órdenes, que son fácilmente manejables. Aún cuando se nos nota en la expresión de nuestras cejas, en la forma de mirar. No hay más ciego que el que no quiere mirar; o el que no se deja ver. Caminos paralelos, pero de distintos sentidos. Caminos envueltos en pasos de plata, zancadas inertes, corazones andantes, almas distantes. Caminos recorridos con pasión itinerante, deslumbrante, llena de ilusión. Férreos. Duros. Furia de león.

4 comentarios:

  1. Mi estimado Manolo:
    Nadie és invencible, nadie puede convertirse en alguien más grande ni más pequeño que tu, afortunada o desafortunadamente, todos somos iguales, aunque con diferentes pretensiones. Todos necesitamos del alimento para adquirir fuerzas, a todos nos ansía el deseo de un cálido abrazo para sentirnos mejor, todos somos capaces de llorar ante las pérdidas, todos nos quejamos, todos deseamos ser "alguien" en la vida, que se nos muestre un camino mayormente fácil, todos tenemos debilidades, aunque no todos las mostremos, todos tenemos virtudes, aunque algunos hagan de ellas un don divino.
    Iguales, pero frente a dos caminos y decisiones distintas:
    El camino de la bondad, de la húmildad y de la lucha constante y honesta por hacer el bien ajeno.
    Y el camino del egoísmo, del salto sobre espaldas derrotadas al paso, el "yo" triunfal, el que más gana (aparentemente). El de una visión equívoca de la realidad, ella sólo una, no existen dos realidades paralelas, sólo visiones distintas de una "gran" verdad; absoluta.

    No todos preferimos vivir entre las tinieblas que nos esconden una verdad que duele, yo siempre escogí el dolor, aunque me llamasen estúpida, los heroes sólo esxísten en los comics. Aunque haya veces que me sintiese pequeña, lo preferí a sentirme superior a nadie.

    Tengo la esperanza de que al final del camino, todos tendrán el lugar designado que se ganaron a pulso.

    Un abrazo sin furia, amigo, pero con calidad humana.

    ResponderEliminar
  2. Regia imagen, Manolo, me encanta.

    Creo que como bien mencionas en el texto no hay pero ciego que el que no quiere ver, ni tontería más grande que esconderse del mundo por un insano temor... ¿a qué?

    Considerarse invencible es un soberano error, pues en este Universo al que pertenecemos somos ínfima materia, granos de arena imperceptibles en medio de un enorme desierto. Si algún día desapareciéramos de la faz de la tierra nadie se percataría, pues somos prescindibles al cien por cien, y es que somos la única raza capaz de poseer el egocentrismo de considerarse superior a todo lo que lo rodea, cuando de un simple manotazo se nos borraria de la faz del mundo en un abrir y cerrar de ojos.

    Y envanecerse y pisotear a los demás es una imbecilidad, pues al final de la partida tanto el peón como el caballito, la torre o el alfil van a parar a la misma caja.

    Besos y abrazos, pero no de león, querido amigo... ¿qué te parece un abracito de oso?

    ResponderEliminar
  3. Hola May. Me sorprende un capacidad de dar abrazos, todos tus abrazos son distintos, pero igual de importantes para mi.

    a todo lo que me comentas, añado, por consiguiente, que no hay dos personas iguales. Aunque lo intenten, aunque lo quieran, aunque lo pretendan. Creo que un gran porcentaje de mis entradas en este blog se refieren a eso, y todavía hay quien no lo entiende.

    Cada uno de los caminos que defines tiene luego ramificaciones, y éstas tienen a su vez otras ramificaciones... y por eso somos tan variados. Pero creo que me quedo con tu resumen. Que cada uno luego recorra el camino que quiera.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  4. Hola Akasha!! Siempre procuro poner fotos impactantes, jejeje... me alegro que al menos os gusten las fotos :-)

    Un abracito de oso está bien, jeje... El ejemplo del ajedrez me ha encantado. Efectivamente, hay quien se cree invencible, como el férreo león inmóvil pero cuando llueve se moja como el que más, porque está al aire libre.

    Todos tienen su Talón de Aquiles, y aquellos que se creen invencibles lo tienen aún más grande que el del resto de la humanidad, y lo triste es que ni lo saben...

    Abrazos!!!

    ResponderEliminar