miércoles, 15 de diciembre de 2010

DESDE EL PRIMER DÍA

Me dueles desde el primer día. Nada es bueno hasta que se demuestra su maldad. Me comparas con la aspereza de tus paredes. Me atraviesas con la mirada de la razón. No todos podemos volar en tus sueños; pero sí que os ahogáis todos en los míos. Quisieras desprender flores de melodías imposibles; de sonidos inimaginables. Pero nadie gana en las batallas perdidas. Aquellos que se creen vencedores, pierden hasta el orgullo. De pequeño, solía escuchar mucho aquella frase que decía que teníamos que tenernos amor propio. Mucho amor propio. Razón no les falta. Aunque yo me pregunto si antes al amor propio debemos respetar el amor a los demás. Una nueva duda que divaga en mi. Ni siquiera sé si ésto último está bien dicho. Desde el primer día me esfuerzo por el amor. Propio o a los demás... que más da. Quizá ni siquiera haya diferencias entre ambos. Quizá sean el mismo. Desde el primer día que intenté comprender esta palabra. Pienso en todos y reflexiono. Es una nueva cara de mostrar egoísmo. Decir que nos quieren cuando sólo se quieren ellos. Original manera de definir el desprecio.

6 comentarios:

  1. Muy buenas, querido amigo.
    Hoy es la imagen que has puesto lo que me has hecho reflexionar más, ¿porqué? ni idea la verdad, pero me he tirado buen rato mirándola, intentando apreciar ese doble fondo borroso, a la vez traslúcido. Me ha gustado sin entenderlo, yo también debo de pertenecer a esa especie de "raros" que en ocasiones nombras.

    El amor propio a veces se confunde con el orgullo, o viene a ser lo mismo creo, anteponer tus necesidades a la de los demás, saber cuidarse de uno mismo, sin que nada interfiera de por medio, pero...no todos nacemos para amarnos a nosotros mismos, sino para amar en geneal y en mayúsculas, aunque también se sabe, que en la dirección en la que uno proyecta sus sentimientos y su estima por el prójimo, viene a veces interferida, grandes muestras de indiferencia y desagradecimiento, pero, ¿que és el amor, sino la muestra incondicional de alguien que se entrega sin esperar nada a cambio?
    Te lo digo yo: Una putada!!!
    Porque está muy bien preocuparse por los demás, cuidar de todos los que nos rodean, amarlos, centrarnos en ellos, sacrificarnos en pos de sus necesidades, y ¿nosotros qué?
    También tenemos las mismas necesidades de que nos quieran y nos cuiden, de que se percaten de nuestra existencia, pero claro, todo esto es hablar por hablar, luego ya se sabe que seguiremos cometiendo los mismos errores y voveremos a ser el perro guia de ese amigo, amado que camina al lado nuestro, completamente ciego, sin ver nuestros actos.

    Nada, que me ha entrado mal royo, perdona Manolo, no se si hasta me he ido por los cerros de Úbeda o qué, pero que trato de decirte que hay cosas o muestras que jamás llevan en sí la generosidad que esperamos para con nosotros, lamentable pero cierto. Cest la vie!!!

    Un abrazo muy fuerte.

    P.S Espero que ya te sientas mejor, de todo lo tuyo, que ya se que no es poco :)

    ResponderEliminar
  2. Manolo, el amor propio se puede interprertar de varias formas.
    Primera: y la más importante es, que nadie sea más que tú.
    Segunda:que te sepas valorar en lo que vales.
    Tercera:que analices minuciosamente, si merece la pena lo que recibes, a cambio de lo que das.

    Después, de pensar en todo ello,te darás cuenta de lo que es el amor propio, el cúal no tiene nada que ver con otro tipo de amor.

    En la vida, no se debe de ir pisando a la gente, pero tampoco, te deben de pisar a tí. Piénsalo.


    Como siempre, un saludo afectuoso.

    ResponderEliminar
  3. Hola May!! Explicación de la foto, jeje: Se trata de un coche de juguete(creo que un 600) del tamaño de un puño cerrado metido en una urna. El enfoque está situado en el cristal delantero de dicha urna, el cual refleja por un lado (el izquierdo) otras urnas que había alrededor y por otro lado (el derecho) el suelo embaldosado. Además, apliqué un poco de HDR, aunque sin abusar.

    Hoy me ha gustado la forma en que te has expresado, clara y contundente. Así que no tengo mucho más que añadir... que has entendido perfectamente lo que quería decir. Y que habrá gente que seguirá sin entenderlo, salga el sol por donde salga. Así es la vida, como bien dices, ¿no?

    En fin, no te deprimas mucho, yo voy a intentar no desanimar con los últimos posts del año. Aunque me cueste. A ver si por lo menos nos toca la lotería...

    ...lo dudo, jeje. Besos!!

    ResponderEliminar
  4. Hola anónimo.

    1. Yo no creo que sea mejor que nadie. Si otros creen que son mejores que yo, el problema es de ellos, no mío.

    2. Yo sé lo que valgo, y por eso intento que los demás también lo sepan.

    3. No sé si merece la pena lo que recibo, lo que sí sé es que es lo que he elegido. Para bien o para mal. Lo que yo intento es que merezca la pena lo que doy. Lo demás, va en la conciencia de cada uno.

    Desde este punto de vista, efectivamente, el amor propio es el orgullo. Así que si alguien me pisa, puede que en alguno de esos pisotones yo haga fuerza y lo tumbe al suelo. Puede que esto suceda, o puede que no... pero si sucede es porque estoy completamente seguro de que esa gente que pisa no tiene conciencia, no tiene alma, no tiene espíritu.

    Gracias por tus consejos. Los tendré en cuenta. Saludos!!

    ResponderEliminar
  5. Creo que si no te quieres a ti mismo, poco amor puedes ofrecer a los demás.
    Pero el amor a tu persona no tiene porqué ser egoísmo, simplemente respeto y saber reconocer tus valías.

    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Hola Anne. Tienes razón, el amor a uno mismo no tiene nada que ver con el egoísmo. Pero en realidad no sé si el que no respeta a los demás, se puede respetar a sí mismo... difícil pregunta.

    Besos.

    ResponderEliminar