lunes, 13 de septiembre de 2010

REGRESO A LA INOCENCIA

Regreso a la Inocencia. Amor. Devoción. Sentimientos. Emoción. No tengas miedo de ser débil. No seas demasiado orgulloso para ser fuerte. Simplemente, mira en tu corazón, amigo. Eso será el regreso a la inocencia. El regreso a la inocencia. Si quieres, entonces comienza a reírte. Si debes, entonces comieza a llorar. Sé tú mismo, no te escondas. Simplemente cree en el destino. Que no te importe lo que diga la gente. Sólo sigue tu camino. No te rindas ni pierdas la oportunidad para regresar a la inocencia. Regreso a la inocencia. Eso no es el comienzo del final, es el regreso a ser tú mismo, el regreso a la inocencia.

Mi osadía se atreve hoy a traducir la letra de una gran canción, de un gran grupo. Magnífico video de uno de mis grupos favoritos (no todo va a ser rock clásico de los ochenta, por algún lado se me tienen que escapar las notas sentimentales...). Enigma. Magnífico video en cámara lenta y hacia atrás en todo momento. Sinceramente, desconocía la letra de esta canción, pero creo que no me ha costado trabajo traducirla porque la belleza de la misma radica en su propia simpleza. Si alguien se atreve a traducirlo de una manera más efectiva, o bien, mostrarme algún error, pues no soy experto en el inglés, se lo agradecería.

Enigma es uno de esos grupos que te da fuerza y a la vez te pone sensible. Y esta tarde quizá tenga ambos sentimientos. El mensaje cala y creo que en algún momento de nuestras vidas deberíamos volver hacia atrás para recuperar lo que todos perdemos tarde o temprano y de una manera involuntaria: la inocencia. Al menos, es mejor que ver tu vida como una película en apenas unos segundos. Después, ni siquiera podremos comentar los mejores momentos. Es lo que tiene el directo.

2 comentarios:

  1. Acepto esa invitación que haces, a través de Enigma, de un regreso a la inocencia, soltar lastre y reir o llorar según convenga y proceda para encontrarnos de nuevo y salir a la calle vacios de negativos prejuicios.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Enigma, Enya, Era, Vangelis... y tanta música parecida que en momentos de debilidad o de fuerza, pueden sacar lo mejor de nosotros y esconder lo peor.

    Gracias por leerme. Besos.

    ResponderEliminar