miércoles, 1 de septiembre de 2010

ALFOMBRAS DE ARROGANCIA

No me sorprende tu arrogancia. Burda como la vanidad del camino que caminas, excesiva como la soberbia de tu prepotencia. Se ve en tus ojos la falta de empatía. Pero los narcisitas no se dan cuenta de eso. Mostrando la más dulce de las sonrisas escondes la más patética de las realidades. Sí, esas realidades que no quieres creer. Qué fácil es esconder la cabeza como los avestruces. Seguramente hay personas incapaces de reflexionar sobre sus actos porque se piensan que son todos perfectos. ¿Cómo es posible que la soberbia no tenga fin? Los límites son infinitos y el derecho de seguir fiel a su egocentrismo es tan cierto como que el cielo es azul. Serpiente con lengua venenosa, culebra con piel de inocente, de mirada cautivadora, de expresión tierna y facciones recalcadas en la dulzura de la edad consumida. Qué bien sabes maquillarte, que bien te maquillan los viaductos de la sociedad, que te colocan donde exactamente quieres que te coloquen. Y es que no hace falta decirlo: la que vale, vale; la que no vale, muestra todos sus sucios trucos para hacer creer que es la mejor. Sigue caminando por alfombras rojas, despedezando todo aquello que se te ponga por delante. Mientras vayas en tu alfombra, te crees inmortal. Qué pena que la alfombra por la que caminas esté tan sucio como tu alma... tranquila: procuraré no pisarla, evitaré tu veneno y esquivaré tus garras.

2 comentarios:

  1. Si estos pequeños retazos de tu mundo interior con que nos vienes deleitando a menudo conforman fragmentos de esa futura novela... debo felicitarte, pues creo que tienes el éxito asegurado.

    Me ha encantado este texto; esa dama que camina sobre una interminable alfombra de vanidades y frivolidad, que se cree intocable y que contamina a todos los que la rodean con una sola de sus miradas, esa Medusa perniciosa que hiela el corazón de aquel que intente acercarse a ella más de lo debido...
    ... y sin embargo la atracción que emana de ella es brutal y hace que uno levite continuamente en derredor como un errante satélite.

    Saludos caballero. ¿Cómo va esa gran y esperada obra?

    ResponderEliminar
  2. La obra va lenta, pero va, que dentro del tiempo del cual dispongo, es un paso importante, te lo puedo asegurar.

    No puedo negar que me gusta hacer fotos de retratos y de primeros planos, aparte de los paisajes, creo que es donde la fotografía expresa su mejor belleza...

    Gracias de nuevo por tus comentarios y alabanzas. Besos.

    ResponderEliminar