martes, 15 de noviembre de 2011

NACIDA DEL FUEGO

Curioso y entretenido libro que roza el romanticismo. Una artista infravalorada es descubierta por el magnate del arte dublinés, y la lanza al estrellato sin que ésta se lo pida. El orgullo de ambos protagonistas choca a cada momento mientras en el fondo existe un fuerte amor entre ambos, pero que ninguno quiere admitir o llegar a reconocer. El trabajo de Rogan y el pasado de Margaret, muy presentes a lo largo de toda la novela, marcan esta historia en la que se mezclan, casi sin querer, como dije anteriormente, amor, soledad, orgullo, envidia, celos y sobretodo resentimiento. Resentimiento y egoísmo que la made de Margaret no sabe disimular, haciéndose la víctima todo el rato por no haber podido cumplir sus sueños a causa de las locuras que se pueden cometer en la juventud; hecho que, a su vez, vierte toda la culpa posible en la protagonista del libro, que expresa su arte con el cristal, elaborando las más invreíbles figuras en su horno, lejos de la lujuria, de la ciudad, de la marabunta... hasta que aparece dicho hombre en su vida.

Un libro que me ha hecho reflexionar, una vez más, sobre lo que somos, lo que queremos ser y lo que aspiramos a ser, cosas todas muy diferentes entre sí y que precisamente sólo depende de nosotros que esas tres cosas sean una sola. Después de todo, quizá lo único que nos falte sea ambición... y es que la mía no la encuentro por ningún lado. Sin ser un gran libro, para mi es un buen libro.

6 comentarios:

  1. Como todo libro recomendado por alguien se merece al menos apuntarlo. Aunque tengo varios en la recamara, este tambien me lo apunto en una lista en la que tengo varios recomendados.
    un arazo amigo

    ResponderEliminar
  2. Sin duda la trama me atrae, y ya sabes que habiendo romanticismo de por medio no puede menos que parecerme interesante jejejjejejejje

    No es que te falte ambición quizás, querido amigo, sino que eres humilde y sencillo y la vanidad o el ansia de sobresalir permanecen a buen recaudo en ti.

    Una amiga me dijo una vez que todas las cosas llegan en su debido tiempo, solo es cuestión de esperar.

    Besos y que así sea.

    ResponderEliminar
  3. Tiene muy buena pinta y cuando dices que te ha ayudado debe de valer la pena, el hecho de que la prota sea una artista me seduce. especialmente, voy a buscarlo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Os lo recomiendo a todos, además no es muy largo de leer y sobretodo es muy fluido, ya que tiene mucha, pero muchísima conversación. Creo que es el libro con más conversación de los que me he leído. La narración es breve y dura lo que tiene que durar, por eso quizá sea tan fluido.

    Besos y abrazos para todos!

    ResponderEliminar
  5. Hola Manolo.
    Reconozco que he leído algo de esta autora, Nora Robers, si bien no ha destacado especialmente entre todos los leídos por mí. Pero agradezco que alguien me invite a leer un libro, eso siempre es algo que agradezco, sea de un estilo o de otro, no es lo que verdaderamente importa, porque curiosamente los libros muchas veces hablan de uno mismo, sin ser conscientes muchas veces, y aunque no siempre sea así, en otras es maravilloso encontrarse que alguien le ponga letra, voz, a algo que nosotros vivimos o sentimos, o quizá sólo pensamos dentro de nosotros.
    La historia en sí me parece que sí puede dar lugar a un entretenido viaje recorriéndolo, el oficio de la protagonista me resulta cuanto meno, ocurrente y bello, un arte como tantos que hay. Así que lo tomo como nota por si algún día tengo la posibilidad de que caiga a mis manos.
    En cuanto a la ambición, esa gran desconocida para muchos, yo creo que realmente sí tenemos todos un poco de ella, aunque no lo creas o no puedas percibirlo en tí mismo; porque, en resumidas cuentas ¿qué es la ambición? ¿Intentar alcanzar un propósito que nos planteamos y por el cual luchamos cada día? Algo de eso debe ser, y fíjate bien, Manolo, ¿de verdad no piensas que existen innumerables momentos de tu vida donde con aínco y garra, te esfuerzas por alcanzar "algo" llamemósle sueño, o esa químera de la que te hablaba el otro día. Porque ser ambicioso no es relativo, o no ya conlleva únicamente ser egoísta o un emplendedor codicioso, no, tener ambición en seguir avanzando, seguir luchando todos los días por hacer de esa ilusión algo patente que podamos sentir como nuestro, como parte de esa lucha que te menciono. Da lo mismo si dentro de nosotros percibimos que ese sueño pueda llegar a no cumplirse. Si sueñas, buscas, luchas, no te quedas parado; y déjame decirte, que dudo que tú seas de esos que se quedan a verlas venir, sentado. No lo creo.
    A veces no vemos cómo somos realmente, pero eso es la óptica o perspectiva que cada uno tiene de sí mismo, sólo necesitas creer que puedes ser lo que tú quieras, en eso consiste ser libre, no encadenarse a las propias limitaciones, porque pocas cosas tienen límite en este mundo, ya sabemos cuales sí la tienen, pero para eso ya habrá un tiempo más lejano.

    Perdona esta extensión, he creído estar conversando contigo, supongo que no es algo malo, ¿no? jeje.

    Cuídate, Manolo. Y gracias por la entrada, y por el blog de la música, que me ha gustado muchísimo.

    Un abrazo bien fuerte.

    ResponderEliminar
  6. Hola Maite!!

    Me alegra verte por aquí... y te lo agradezco, siendo el tiempo uno de nuestros mas preciados tesoros.

    Reconozco que cuando compro libros no suelo mirar el autor o autora. Simplemente voy a la tienda y los hojeo durante unos segundos, y según vea algunas palabras y si tiene mucha o poca naracción, me decido a comparlo o no. Teniendo en cuenta siempre el precio, claro está. Ofertas de 3x2, ediciones de bolsillo o libros de ocasión en la feria del libro (por eso pillo más de uno, para tener para una temporada) son los más baratos. No me puedo gastar 25 o 30 euros en un best-seller, al menos por ahora. Creo que, a veces, si vemos quien lo ha escrito, vamos condicionados o sugestionados.

    Todo depende de la óptica o perspectiva que uno tiene, te tengo que dar la razón, ahí y en todo lo que dices. Aunque no te creas que hay veces en que sí me quedo sentado a verlas venir... y sé que no debería.

    Por lo demás, interesante reflexión que, como siempre, tendré en cuenta. Ya sabéis lo que aprendo de vosotros.

    Me alegro de que te guste el blog de la música.

    Otro fuerte abrazo.

    ResponderEliminar