martes, 11 de octubre de 2011

LAS TEORÍAS DE UN JEFE

Tengo que reconocer que mi jefe es un tanto excéntrico y maniático, de costumbres fijas y algo chapado a la antigua. Ayer, tras cogerse un rebote de aúpa (y con razón), entró en nuestra sala de trabajo (plagada de ordenadores siempre vigilantes) y nos comentó que nos fuéramos buscando otro trabajillo, porque la situación estaba... bastante jodida. Pero no nos lo dijo por ser yo y mi compañero, que nos pilló en turno de tarde... lo dijo en general, como si hubiera entrado a las 1 de la tarde o a las 3 de la mañana, y hubiera soltado sus pensamientos a los que allí estuvieran en sus respectivos turnos. Explicó la situación como de total desorden. El dinero no vale nada, ni siquiera el valor de oro del país que sustenta dicho dinero, o, en este caso, de los países que usamos la moneda única. El dinero se va a devaluar tanto que llegará un momento, según mi jefe, en que la gente va a apreciar más los objetos que el dinero. Es indiferente que lo tengamos en el banco o debajo de una baldosa, nadie va a querer dinero. Este desorden, nos explicó, sólo se arreglará cuando llegue el caos. Nos hizo un símil muy representativo; imaginemos una habitación con un número indeterminado de estanterías, las cuales tienen cosas y objetos que no corresponden, que deberían estar en otras estanterías. Para ordenar las estanterías y limpiarlas, primero habría que desalojarlas, dejar los objetos en el suelo (el caos) y luego intercambiar dichos objetos colocándolos en las estanterías que deben estar. El problema es que nadie se va a bajar de su "estantería", nadie quiere dejar su puesto, nadie quiere dejar de chupar... y mientras no llegue ese caos, las cosas estarán siempre igual. Sé que mi jefe busca lo mejor para él y para su empresa, para sus empleados, sé que no tiene mal corazón. Y sé que luchará hasta el final mientras pueda, aunque ayer nos confesó que va en picado desde hace unos meses, y que está intentando remontar el vuelo. Y lo que nos dijo, no fue en plan amenaza, sino como consuelo, como una parte más de su vida, como una forma de desahogarse y sincerarse... no sabemos lo que pasará, pero igual hay que hacerle caso en sus consejos, y tendremos que comprar, como él dice, unas macetas para plantar patatas y un saco de velas para que, al menos, podamos comer y tener luz en casa...

5 comentarios:

  1. Hola Manolo

    Tu jefe tiene parte de razón, el tiempo dirá si mucha o poca. El futuro de su empresa está en juego, a juzgar por el consejo que os dio de buscar otro trabajo, y eso no ayuda a que sea muy optimista. Más de un empresario se ha visto con la soga al cuello por prolongar una situación insostenible para conseguir salvar su empresa, en la que había invertido gran parte de su vida. Espero que no sea su caso y todo se arregle favorablemente, que eso de plantar patatas en una maceta, y echar mano de velas para alumbrarse... Mejor no pensar en ello.

    Un gran abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Al menos es sincero, las cosas van de mal en peor.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Bueno tu jefe ha explicado con buenos modales algo a lo que seguramente estamos todos abocados. El caos se avecina y tarde o tempano nos va a envolver a todos. No es pesimismo es la cruda realidad.
    Un abrazo amigo

    ResponderEliminar
  4. Todos sabemos que la cosa está mal pero parece que hasta el momento en que nuestro jefe (el gran dinosaurio intocable) nos presenta con humildad sus negras teorías todos nos creíamos un poquito a salvo.

    Ha sido sincero, se ha mostrado ante sus empleados como un igual, como una persona con temor a perder parte de su vida, a perder todo aquello por lo que ha luchado... y ese me parece un gesto muy de admirar. En los malos momentos es cuando aparece la verdadera humanidad de las personas.

    Besos y ánimo.

    ResponderEliminar
  5. Todavía tengo más teoría que exponer de mi jefe, tiempo al tiempo. La verdad es que sincero es, y no se esconde para decirnos cómo está la situación.

    Qué hartico estoy de tardes... esta tarde la última, hay trabajos en los que es mejor trabajar en festivo, se está bastante más tranquilo.

    Saludos!!

    ResponderEliminar