sábado, 12 de febrero de 2011

PERDIDOS EN LA CIUDAD

Es el viento el que nos hace volar sin levantar la mirada de nuestros zapatos. Es la vida la que nos pega las más duras bofetadas. Quizá sea la amistad la base más fuerte de nuestro dolor. Puede que el amor no sea más que una prenda de vestir, un objeto de la ciudad, que puede durar apenas un instante, o puede durar una eternidad. No quiero perderme en las sucias calles de la ciudad deslucida por sus propios nervios, caminos hechos de piedra gris, viajeros de todos los colores, miserias hechas realidad, millones de pensamientos que amargan la existencia. Nos creemos abandonados en la inmensidad de la ciudad, y no es verdad. Las penas se pueden ver sobre cada una de las personas que nos cruzamos por nuestro deambular. No nos damos cuenta de que, en el fondo, somos todos iguales, creados de la misma manera, pero que tenemos distintos problemas, con la misma solución a todos ellos. O quizá ninguna solución. Me siento capaz de irme por la ciudad y no dejar de caminar, hasta llegar a un lugar que no pueda descifrar. Todos queremos ser ricos cuando no estamos preparados para ser pobres...

12 comentarios:

  1. Saludos Manolo, de nuevo. Shakespeare dijo que estábamos hecho de la materia de los sueños. Y realmente estoy de acuerdo con él, puesto que las pesadillas no dejan de ser sueños igualmente. He pensado con frecuencia que cuando un problema ahoga a su portador, se suele pensar que es el ser más desgraciado de la metafísica mundial, y reconozco que a veces me he burlado (de forma discreta sí, el respeto es el principal pilar de mis valores) de un dolor producido por un mal de amores, por ejemplo, cuando hay gente muriendo por catarros y otras anomalías por las que no se debe fallecer. "Con la de problemas que tiene el mundo y fíjate tú que el más grande te ha tocado a ti, pobrecito" Pero no deja de ser cierto que cuando las fuerzas están bajo mínimos cualquier tontería te hace más daño del que debiera hacerte. Las calles de la ciudad están llenas de vacío, de partículas donde no se es capaz de ver más que desolación y prisa. Donde el comportamiento es instintivo y a veces alejado de lo humano.
    Igualmente salgo a caminar por si acaso y por puro azar, encuentro una motita de luz capaz de contarme una historia, si hubiera un bosque buscaría hadas en él, para que llenaran las ánforas de la inspiración, pero como bien dices, entre asfalto y ladrillo, solo ves problemas, gente con problemas que, efectivamente, no está preparada para ser pobre y lo peor es que no saben que la riqueza consiste en necesitar muy poco. Aire, simplemente aire. Por tanto, estoy más de acuerdo en que en este sentido, la solución no existe a no ser que haya un giro brusco de modos de vivir.

    Interesante reflexión, Manolo. Ten un buen domingo y un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hola de nuevo.

    Mis reflexiones son así. Pensamientos en voz alta. Somos ciegos cuando se nos presenta un problema delante y no vemos, por tanto, que el mundo está lleno de otros problemas que, a veces, hacen que los nuestros sean insignificantes. El problema es que son nuestros.

    Está demostrado que cuanto más tiene una persona, más quiere. Inculcar valores de humildad a los jóvenes cada vez cuestan más, y como tú dices, a no ser que haya un cambio brusco en algo que no se qué es... esto seguirá igual.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Manolo, lo de paisano lo he dicho por ser andaluces, es que yo no suelo complicarme la existencia ^_^. Y lo de Málaga sí, vivo en Marbella (Isla de los Desamparados de ahora en adelante), pero estoy convencido que será por poco tiempo.

    Si alguien es conscientes que los problemas (o tristezas o malos ratos) son parte de la existencia, éstos son más llevaderos. Se trata de saber qué el ánimo ha entrado en turbulencias y tratar de salir de ahí pronto. Si alguien se para a lamentarse, no avanza. Es mi opinión ante esto y yo que actúo de esta manera, te afirmo que merece la pena mirar al dolor, o a lo que produce el problema, de frente y sin miedo.

    El problema de los valores y la humildad viene de las altas esferas, y pienso que lo mejor que podemos hacer intentar inculcar esos valores y esa humildad en nuestro entorno más inmediato, no sé si eres padre, yo lo soy y eso es lo que trato de hacer con mi hijo. Sé perfectamente que mientras el mundo siga así, será imposible. Pero si lo consigo con mi hijo, y él con el de él, algo habremos conseguido. Hay guerras que se tardan mil siglos en ganarse.

    Disculpa mi intromisión en tu espacio de esta manera tan explosiva, pero me resultan interesantes tus reflexiones y ahí dejo mis puntos de vista.

    Un abrazo y un buen final del fin de semana.

    ResponderEliminar
  4. Ayer, mientras, caminaba por la ciudad me asaltaron pensamientos parecidos a los tuyo, me vi vagando sin rumbo, por el simple placer de caminar y me sentía sola a pesar de estar rodeada de gente. Es una sensación muy común pero no por ello menos dolorosa, somos como islas y nos cuesta llegar a la que tenemos al lado o enfrente, nos enseña a controlar nuestras emociones y sentimientos y a respetar a los demás, sin embargo puede ser que, en ocasiones, otra persona esté deseando que esa distancia se acorte porque piensa del mismo modo.
    Nos vemos caminando!

    ResponderEliminar
  5. Había un anuncio que rezaba: "...Los amigos te los vas encontrando por la vida..." Esa frase se me ha venido a la cabeza ante la primera parte de tu reflexión, donde dices que la amistad viene siendo la base de nuestro dolor y el amor una prenda que puede durar un instante o una eternidad. Eternidad... ¡qué hermosa palabra y qué frágil su significado! Los mortales solemos hacer que la eternidad dure tan solo un segundo, cuando alguien te diga que te amará eternamente ten cuidado, amigo, pues el concepto hoy día dista mucho de lo que significaba antaño.

    Como ves, también esta damita desvaría a gusto... jejejeje

    Besitos, y cuando te encuentres perdido en la ciudad mira con atención a tu alrededor: seguro que te topas con la mirada de otros igualmente perdidos ;)

    ResponderEliminar
  6. Hola mi querido amigo Manolo:

    Qué preciosa frase primera has hilvanado.

    Yo hoy no pienso debatir sobre tus reflexiones, sólo me he quedado a leerte, tranquilamente, observando como te haces esas preguntas que tú mismo sabes contestar.

    Las grandes ciudades siempre esconden pequeños problemas; al igual que los grandes problemas esconden pequeñas soluciones. Sólo apunto eso.

    Es que últimamente, ya sabes que estoy pensando muci, de más añadiría, y por una vez voy a ver si le doy tregua a esta cabeza mía, tú podrías hacer lo mismo, querido Manolo, solo es un consej de amiga ;).

    Espero que estés estupendamente, y que empieces la semana con buen pie e inmejorables condiciones.

    Te mando tremendo abrazo, lleno de ventanas abiertas... al alma.

    ResponderEliminar
  7. Hola mucho_que_contar.

    Vale, enterado quedo de donde vives y el por qué dijiste lo de paisano... yo es que considero esa palabra de un ámbito mucho más local, y no tan general...

    Agradezco que te intereses por mis pensamientos y reflexiones en voz alta, por lo que he leído de tí, yo también puedo compartir muchas de las cosas que piensas.

    Creo que todo viene de las altas esferas, y creo que hoy día es algo inevitable. Dudo mucho también que los hijos de nuestros hijos tengan un mundo mejor, pero bueno, como tú dices, si al menos no lo intentamos...

    que como ya te dije, es un placer que estés por aquí, y si participas, mucho mejor.

    Un abrazo.

    PD: ¿Tan mal se está en Marbella?

    ResponderEliminar
  8. Hola Wen!!

    Me ha gustado mucho lo que has puesto. Debemos de existir muchos seres iguales como tú y como yo y como tantos otros que va por la calle intentando leer el pensamiento d ela gente, intentando adivinar qué es lo que le preocupa, qué es lo que le hace feliz... y sin embargos, nos resulta imposible incluso algo tan simple como saber su nombre... veo que muchas veces coincidimos en nuestros pensamientos.

    Besos!!

    PD: Quien sabe, quizá nos veamos caminando y no lo sepamos...

    ResponderEliminar
  9. Hola Akasha!!

    Creo que, efectivamente, nuestra vida completa, por muchos años que pueda llegar a tener, jamás será una eternidad, sino apenas un pequeñísimo instante en comparación con la real eternidad que refleja el universo sobre este mundo ciertamente inverosímil.

    Yo encontré muchos amigos caminando por los blogs de aquellos que decidieron, en su día, fijarse aunque fuese un instante en mi. Igual que yo intento, también, fijarme en mucha gente a través de este medio, pero como en la vida real, y el tiempo y las prisas suelen ganar la batalla...

    Besos!!

    ResponderEliminar
  10. Hola May!!!

    Pues sé bienvenida y acomódate, pasa y lee, tampoco escribo para crear controversias ni polemizar, eso ya lo sabéis de sobra... escribo por afición y ya está. Te voy a hacer caso. Voy a pensar menos sobre ciertos aspectos que lo único que consiguen es sacarme de mis casillas.

    Voy a ver si me tomo esta semanita con más calma, incluido el blog.

    Un fortísimo abrazo!!

    ResponderEliminar
  11. Me pierdo en tu reflexión y sigo leyendo que los findes no me conecto (por estar perdida también) y se me acumula el trabajo jajaja...

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  12. Hola BET!!

    Bueno, yo también me planteo descansar algunos findes de blog, al menos no hacer reflexiones profundas y no publicar los días, imagino que con el tiempo...

    Gracias por la visita. Besos!!

    ResponderEliminar