sábado, 1 de agosto de 2015

LÁSTIMA COMPASIVA

La falsa compasión está siempre escasa de dignidad. Son objetivos complementarios. Ser víctima o hacerse sentir víctima. Lo primero no se elige; lo segundo se prepara a conciencia y si se es lo suficientemente inteligente se puede sacar ventaja, aunque no siempre de la forma más digna. Por eso no sé si deberían ser objetivos enfrentados.

El caso es que las cosas dueles, el tiempo va pasando y las efemérides se van cumpliendo, sean del tipo que sean. Y un año se convierte en día o viceversa, según pensemos que el tiempo va más lento de lo que debiera o demasiado rápido para lo que vivimos. No me inquieta el pasado, ni me preocupa el futuro. Sí que pienso, en cierto modo, de la versión de los hechos, tanto del que habla como del que escucha.

Así que habrá que seguir esperando. El tiempo lo pone todo en su sitio, y para algunos puede que corra más rápido que para otros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario