viernes, 13 de mayo de 2011

HISTORIA DE UNA MAESTRA

Contar mi vida... no sé por dónde empezar. Una vida la recuerdas a saltos, a golpes. De repente te viene a la memoria un pasaje y se te ilumina la escena del recuerdo. Lo ves todo transparente, clarísimo, y hasta parece que lo entiendes. Entiendes lo que está pasando allí aunque no lo entendieras cuando sucedió...

Así comienza este libro de Josefina Aldecoa. En él se refleja la dureza y el desamparo que existía en la enseñanza, entre los años 20 hasta la Guerra Civil. La narración está hecha en memoria de Gabriela. Ésta obtiene su título de maestra en el año 23, y para ella comienza la realización de un sueño. Empezó trabajando en varias casa rurales de España, y después pidió traslado a Guinea Ecuatorial. En ellas conoce la pobreza y la ignorancia de todas esas personas sencillas, olvidadas a su suerte, y en su mayoría oprimidas por los poderosos. En Guinea Ecuatorial fue feliz con los niños, pero conoció el racismo existente allí, al comprobar que su amistad con un médico negro no estaba bien vista. Tuvo que dejar Guinea por problemas de salud, y ya en España conoció a su marido, Ezequiel, el cual también era maestro.

Con la República, la Revolución de Octubre y la Guerra, rememora aquella época de pobreza, ignorancia y opresión. También destaca el papel importante que tuvo la enseñanza en esos años, y la de todos los maestros que lucharon por ello. Cuando los destinaron a Los Valles, en Asturias, Ezequiel se involucró en la lucha con los mineros del lugar. Ahí empezó una etapa diferente para Gabriela y su hija, aunque ella estaba al margen de todo. Contada con sentimiento y desde el recuerdo, la autora nos transmite una parte de la historia de este país muy importante, ya que todas esas personas lucharon por unos ideales y forjaron esperanza para un futuro que es nuestro presente. Este libro es el primero de una trilogía, la cual pienso leer al completo.

By María.

5 comentarios:

  1. Debieron de ser unos años muy duros y muchas personas de forma callada y con gran esfuerzo y determinación lucharon para mejorar las cosas, en este caso Gabriela a través de la enseñanza.
    Gracias por la reseña Maria.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Querido Manolo, tienes razón. Los recuerdos a veces te vienen como a saltos, cuando menos te lo esperas. A veces hasta te preguntas ¿será verdad? o lo estoy soñando? jeejej A ver si es cosa de la edad.
    Parece interesante el libro que planteas. Intentaremos leerlo, a fin de cuentas es nuestro pasado más reciente.
    Un abrazo. Buen finde. näkemiin.

    ResponderEliminar
  3. Hola Wendy.

    Si, te puedo asegurar que fueron bastantes difíciles esos años, y tambien los posteriores a la Guerra Civil, porque yo viví la dictadura y fue muy dura.
    Es un libro para que lo leyeran los jóvenes y así se dieran cuenta de lo que tienen hoy.
    Gracias por comentar y un beso.

    ResponderEliminar
  4. Hola orthos.

    Los recuerdos vienen y van como dice la autora de este libro, y algunos están tan presentes que parece como si los hubieses vivido ayer mismo.
    Las personas mayores tenemos muchos, y algunas veces eso es lo que nos hace la vida un poco más llevadera, sobre todo, cuando son agradables.

    Gracias por el comentario. Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Hola María, tomo nota del libro, me gusta leer sobre nuestra historia y últimamente tengo debilidad justamente por este periodo (comienzo de siglo - posguerra ) gracias por tu recomendación.
    Besos !

    ResponderEliminar