martes, 24 de mayo de 2011

CAUSAS OLVIDADAS

Somos el principal motivo de las causas olvidadas. El principal punto de preocupación. El único escollo para salvar la retaguardia. Nuestros enemigos no descansan, y no lo harán nunca, hasta vernos caer. Sin poder pensar nuestra simple manera de actuar, usamos nuestro orgullo de escudo, dejando la perseverancia a un lado muy lejano. La utopía existe por el simple hecho de existir. Nadie puede llegar a ella. Aunque a veces tenga barrotes de cristal. Todos los muñecos tienen su función, aunque sea tan sencilla como dejar que te sujeten la cabeza. Espinas de papel, siluetas sin sombra alguna, despídeme de él, amiga fiel, que sin manos mueves la cuna de del estrés. Que no son una, ni son tres las veces que te he de perder. Que lo mío son arrugas y lo tuyo pura vejez... aunque no se te note en la piel ni en tu rostro de fina miel.

10 comentarios:

  1. Hola Manolo, usamos nuestro orgullo de escudo, quizas sería mejor usamos nuestro resplandor de escudo, si, cariño, felicidad, amistad... La alegria. Anuestros miedos ni agua.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. En esta ocasión no estoy de acuerdo con algunas partes de tu reflexión, el orgullo no es buen escudo, habitualmente impide hacer cosas que debemos y yá se sabes que es mejor actuar que dejarse ganar sin luchar y para luchar necesitamos perseverar.
    Debemos defendernos de esos enemigos que se empeñan en dejarnos caer.
    Besos sin orgullo :D

    ResponderEliminar
  3. Mis enemigos hacen cola frente a la puerta de casa, escalan la pared que lleva a mi ventana, se esconden bajo la cama, esperando a que duerma para atacarme, me acechan dentro del armario... Me tienen hasta los mismísimos jajaja Pero como soy una persona educada, hasta les ofrezco pastas y té, para que vean que no merezco su acoso. Con el tiempo alguno se convence de ello, y desaparece de mi vista. Mi esperanza es que los demás tomen ejemplo, ¡o me veré obligado a dejar a un lado mi educación! jajaja

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  4. El orgullo solo engendra odio, a corto o largo espacio, dependiendo del individuo, y nos hace perder muchas cosas por el camino. Con el tiempo, uno consigue dormir mejor, el que quiera entender que entienda y el que no que elija su camino. Un beso.

    ResponderEliminar
  5. En ocasiones me he comportado de forma orgullosa y ha sido la propia vida la que se ha encargado entonces de ponerme en mi lugar; haciéndome golpear de bruces bruscamente con la cruda realidad.

    Y aunque a menudo me he sentido como esos muñecos que mencionas, incapaz de ser dueña de mi propia existencia y sintiendo cómo otros movían mis hilos, ha sido el empeño y las ansias de hacer realidad esas utopías que se alzan ante nuestros ojos a tiro de piedra lo que me han hecho romper bruscamente con todo lo que me convertía en una simple marioneta. Somos causas olvidadas, pueda ser, pero lo que no debemos permitir es que nosotros mismos seamos los que nos olvidemos de nuestra persona.

    Un beso y buen día.

    ResponderEliminar
  6. Hola orthos...

    Estoy de acuerdo contigo, usar el orgullo de escudo es un error, pero hay gente que lo hace. El orgullo, la prepotencia, la falsa ironía... qué le vamos a hacer, algunos intentan quitar barreras y otros las fabrican.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Hola Wendy!!

    No dije que el orgullo sea un buen escudo, ni siquiera dije que yo lo usara. Simplemente dije que "usamos" en general, refiriéndome a la raza humana, a la humanidad, o como quieras llamarlo. Y yo me meto en el saco porque nadie es perfecto y yo el que menos.

    Por lo demás, estoy de acuerdo contigo. Sigo luchando sin parar... y así seguiré siempre.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  8. Hola Anto.

    No sabía que tuvieras tantos enemigos, jejeje... pero si esos enemigos son por causas ajenas a tí, no te preocupes, como bien dices desaparecerán, y sin dejar de ser educado. Estoy seguro de ello. Pienso que la envidia, el egoísmo y demás "cualidades" humanas hacen que unos se enemisten de otros sin que uno sepa muy bien el por qué...

    Fascinante el ser humano, amigo. Tú no cambies, te queremos como eres.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  9. Hola Tarja.

    Ojalá fuera el orgullo lo único capaz de genera el odio... pero sí, tienes razón. Creo que cuanto más orgullosa es una persona, más incapaz es de dejarse ver por dentro, de mostrar apenas un ápice de sensiblidad.

    Gracias por la visita. Besos.

    ResponderEliminar
  10. Hola Akasha!

    Bueno, creo que, efectivamente, con el orgullo no vamos a ningún lado. Me ha encantado tu reflexión, porque efectivamente, podemos ser causas olvidadas por los demás, pero no por nosotros mismos. Sería nuestro primer gan error.

    Quizá sea el orgullo el que se encarga de vencer nuestra memoria...

    Besos.

    ResponderEliminar