miércoles, 25 de mayo de 2011

BUSCANDO UN CAMINO

El camino que nos lleva al final no debiera tener un principio. Un camino sin caminar es un camino vacío. Un camino sin escuchar amarga al corazón mío. Un camino sin amar es tan triste como frío. Casi camino sin pensar en las piedras del destino. Pisamos fuerte al caminar hiriendo sentimientos vacíos. El camino del dolor no tiene rincones donde poder descansar; ni esquinas donde deseemos llegar, para contemplar una nueva vista que nos invite a soñar. Hay caminos que borra el viento, llenos de magia, de sufrimiento, inverosímiles, de tormento, caminos de rosas vacías de movimiento, caminos sucios, sin salida, con llegadas inesperadas de dulces brisas y fuertes envidias. Hay caminos que no tienen final. Caminos sin salida. Caminos sin guía para poder recorrer, o con guía indeseados que no queremos ver. Caminos difíciles. Caminos sedientos de belleza sin igual. Caminos que no sabemos tomar. Todos buscamos un camino. Y cuando vemos el final, no sabemos como parar. Enséñame el camino... que a lo mejor aún te puedo alcanzar.

11 comentarios:

  1. Querido Manolo todos tenemos aqui un camino, facil o dificil, eso ya cada uno lo va haciendo al andar. Lo que si es cierto es que si no lo andas es que no estas aqui.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Caminos hay muchos para elegir, lo difícil es saber elegir el correcto, lo importante es darse cuenta si no lo es y cambiar a tiempo.

    ¡Besos!

    PD: no se que pasa con blogger que hace días hace el tonto, ayer no pude comentar y hoy me las estoy viendo negras

    ResponderEliminar
  3. Hay tantos caminos y es tan dificil saber cual es el adecuado, el que tenemos que seguir, hay pistas que deberían ayudarnos pero no siempre somos capaces de interpretarlas bie, yo suelo seguir mi instinto y en ocasiones acierto, muchas otras no, el camino era erroneo pero al recorrerlo aprendo cosas que me son de gran utilidad y caminando es cómo se adquiere madurez.
    Un beso, Manu.

    ResponderEliminar
  4. Por cierto ¿has podído comentar en el blog de Anto? lo he intentado pero no aparece la opción de comentar, es muy raro.

    ResponderEliminar
  5. Para mí la vida son muchos caminos. Comienzas a andar uno, y ese te lleva a otro, sucesivamente, aprendiendo con cada uno de ellos, pues pueden ser tantos como nombras y muchos más. Si tienes suerte, o lo quiere el destino -que muchas veces no es más que uno mismo-, acabas llegando al que será el que sigas hasta el final de tu vida. Mentiría si dijera que alguno es fácil; a no ser el que recorremos cuando somos niños, que también depende de la vida que nos toque. Lo importante es andarlos, sin perdernos a nosotros mismos. Así es como lo veo.

    Un fuerte abrazo

    P.D.- No os preocupéis por el tema de los comentarios en mi blog. Simplemente he decidido que sea así. Nada que pueda crear un compromiso u obligación, ni para vosotros, ni para mí.

    ResponderEliminar
  6. "Caminante no hay camino, se hace camino al andar..." decía el poeta, y hoy otro poeta me ha deleitado y me ha hecho reflexionar- como de continui- con su primera frase: " El camino que nos lleva al final no debiera tener un principio." (Que sepas que esta es de las que me he apuntado en post it jejejejje)

    Muchos pensarán que sabiendo como sabemos cual será el final de nuestra existencia (cual, que no cómo o en qué tiempo) no debiéramos esforzarnos en hacer el camino despacito y con buena letra, o que al menos no debiéramos mostrarnos sorprendidos con lo que en la senda nos vamos encontrando. Mas yo creo que no es así. Nadie tiene su camino escrito, nadie, simplemente al nacer se nos muestran varias posibles sendas a recorrer y nosotros mismos, conforme a nuestros pensamientos o impulsos, vamos trazando la que mejor nos parece (incluso en ocasiones creamos senda nosotros mismos donde solo había silencio y oscuridad, sin tener idea de lo que nos iremos encontrando al recorrerlo).

    Y recuerda: "Ningún camino fácil te llevará a ningún sitio que merezca la pena". Aunque al final llegues a tu destino con las piernas arañadas de los rastrojos, con el pelo revuelto y el corazón encogido... al menos habrás disfrutado con el esfuerzo que supone la vida.

    Un beso y gracias por hacerme reflexionar. Yo sí que aprendo mucho de ti.

    ResponderEliminar
  7. Hola orthos:

    En realidad, tenemos más de un camino, quizá sea un camino principal y muchos caminos secundarios. Aunque sea triste llegar al final, algún día tendremos que llegar...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Hola BET:

    A veces es difícil, muy difícil, cambiar el camino que nos ha tocado. Y aunque lo cambiemos, quizá el destino sea el mismo, con lo cual debemos reflexionar si merece la pena.

    Besos.

    PD: A mi blogger me va bien, excepto aquel día se estropeó para todos no he notado nada raro...

    ResponderEliminar
  9. Hola Wen:

    Está claro que los caminos son también experiencia, sobre todo si somos de esas personas que nos gusta aprender de cada segundo que pasa de nuestras vidas.

    Besos.

    PD: Ya te contestó Anto personalmente, jejeje... yo también pensé que había pasado algo.

    ResponderEliminar
  10. Hola Anto:

    Efectivamente, lo importante es caminarlos, nos gusten o no, como dije anteriormente. Quizá, por mucho que cambiemos, al final el destino de llegada no se puede evitar. Por tanto, sin prisa, los recorremos, disfrutando de ellos.

    Por cierto, para mi no es compromiso comentar, de hecho comento cuando puedo o cuando tengo algo que decir, y si no comento, pues no pasa nada. Te lo digo de corazón, y lo digo a todos, si ahora tomara la decisión de no comentar más en ningún blog, os aseguro que, de todas formas, os seguiría leyendo siempre. Ya sabemos que en nuestras vidas manda el reloj, manda el tiempo. Ahora me toca trabajar unas cuantas tardes a partir de mañana, veréis qué poco comento, jejeje...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Hola Akasha:

    Como siempre, me alegro que te guste lo que escribo, y que te haga reflexionar. Me gustaría saber cuántas frases mías tienes ya apuntadas en post its, jejeje... la verdad, me pica mucho la curiosidad. Y por qué no, también saber cuáles...

    Querida amiga, a veces es mejor no mostrar siempre nuestros caminos, es como pensar en voz alta, hay mucha gente mala que se puede aprovechar.

    Besos y gracias.

    ResponderEliminar