martes, 9 de marzo de 2010

MIRADA DE FOTOGRAFO

Cuánto daría algunas veces por tener esa mirada de lince, de fotógrafo, una mirada que sabe ver más allá del horizonte perdido entre la línea que juntan cielo y tierra, con paisaje difuminado de por medio. El tiempo debe ser eterno para poder captar una buena fotografía, y los ojos deben saber viajar por entre las hojas de los árboles, por entre el asfalto de las calles, y deben saber frenar a tiempo antes de chocar contra un obstáculo que estropeará, casi con toda seguridad, la fotografía que el fotógrafo tiene en mente. Hay dos formas de hacer una buena foto: o con mucho tiempo planificando todos los detalles y estudiando todas las posiblidades y perspectivas que seamos capaces de imaginar, o simplemente, con suerte. Puedo apuntar sin siquiera mirar, disparar y tener la suerte de obtener una estupenda fotografía. Porque lo difícil es, después de perder unos minutos observando, estudiando e imaginando la foto, que el objetivo de tu cámara sepa captar lo que tus ojos acaban de paralizar en la mente.

Por eso, tengo que considerar la fotografía un arte, del cual me queda muchísimo por aprender. Porque las buenas fotografías se sacan con paciencia y dedicación, con entendimiento e imaginación, con vista y con talento, y sobre todo, con tiempo. Con mucho tiempo. Y desgraciadamente, el tiempo es lo que menos tenemos en esta vida.

1 comentario:

  1. Me gusta mas con la suerte porque no sabes lo que te puedes encontrar cuando veas el trabajo en un papel y lo mires detalladamente....

    ResponderEliminar