sábado, 12 de septiembre de 2015

EL OTOÑO MÁS TRISTE DE TODOS LOS SEPTIEMBRES

Y pies descalzos. Problemas sin resolver tras el cristal de la consolación y la pena, o la desesperación y la condena. No importa el país, ni la deshonra; no importa decir con tal de decir cualquier cosa. 

Llega el otoño, cargado de nubes y vientos lentos, de mareas y olas tonos grisáceos, allí, en la lejanía de tu balcón que asoma buscando resquicios de mar. Ligeros atardeceres, y metros, muchos metros dejados atrás apuntados en la libreta de apenas un año. El otoño más triste de todos los septiembres.

La decadencia me entrega su mano, y no sé si alcanzo a cogerla por inercia, por error, por desamor o por deseo. Hay un poco de todo en cada una de las estaciones de nuestra vida, incluso aquél día de septiembre y otoño en el que pasó a ser invierno simplemente por falta de razón.

Y no sé si estoy en el otoño más triste de todos los septiembres... o en el septiembre más triste de todos los otoños.

No hay comentarios:

Publicar un comentario