domingo, 26 de mayo de 2013

UN PUNTO DE MADUREZ

Es cierto. A veces echo en falta cierto punto de madurez en gente que se supone que debe de tenerlo. No se trata de ser más o menos infantil, soñador o poco realista. Se trata de tener consciencia de lo que se dice, lo que se quiere y lo que se pretende en cada momento. La vida hay que tomársela de las dos formas: con seriedad y con humor. Pero de nosotros depende elegir el momento. No estamos en los mundos de Yupi, donde todo es color de rosa. Es más, tenemos el compromiso y, por qué no decirlo, la obligación, de responder en todo momento al estado de ánimo de la gente que nos rodea. Y no todo puede ser tomado a broma. La verdad es que no me gusta tratar mucho con la gente que demuestra no tener este punto de madurez. Otra cosa es que se más o menos extrovertido... pero ahí yo ya tengo poco remedio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario