martes, 21 de mayo de 2013

PESO LIGERO

Acostumbrado a las cargas demasiado sobredimensionadas, cuando transcurre un largo período de tiempo y nos hemos acostumbrado a ellas parece que nos sentimos volar cuando nos quitan ese peso de encima. Hay pesos necesarios, que no tenemos más remedio que llevarlos; incluso me atrevería a decir que hay pesos agradables, porque sabemos que cuando descarguemos obtendremos algo a cambio que hará que dicho peso merezca la pena. Pero la mayoría de nuestras cargas son, por decirlo de alguna forma, no obligatorias para con nuestras responsabilidades. Apenas nos aportan nada digno de mención. Por tanto, lo mejor es quitarse ese peso de encima cuanto antes y de la mejor manera posible. No hay mejor forma de sentirse libre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario