sábado, 30 de julio de 2016

LOS AGUJEROS DEL TIEMPO

Me encanta ese anuncio televisivo que nos enseña el valor del tiempo; cada día que pasa somos un poco más pobres, mientras que el día en que nacemos somos multimillonarios de segundos, millonarios de minutos, ricos de instantes. Originalidad ante todo. El problema es que no sabemos cuánto tenemos para gastar. Y, sobre todo, cuánto malgastamos. Quien no da valor al tiempo, no da valor a la vida.

La vida se nos escapa por entre los dedos, y algunos (y algunas también, nadie está a salvo…) se entretienen en no hacer nada robando tiempo a los demás. Y es que algunos no saben lo que es el tiempo, otros no saben en qué gastarlo y la gran mayoría tienen demasiado y lo emplean de forma inadecuada.

Derrochadores por naturaleza. No es que yo me crea mejor que nadie; todo el mundo es libre para colocar su agujero donde desee y que se escapen por dicho agujero las oportunidades… pero lo digo por experiencia, no propia, sino para con los demás, ya que el que tiene más tiempo libre, lo tiene para todo. Y si se puede hacer la puñeta, pues se hace. Sólo espero que el último segundo de mi vida lo gaste en algo que me guste. Ya hacemos demasiadas cosas que no nos gustan, y eso sí que no lo podemos elegir.

Aunque los demás se empeñen en lo contrario…

No hay comentarios:

Publicar un comentario