sábado, 4 de julio de 2015

INCOHERENCIAS

Vulgar cual pasillo sin adornos, nos acordamos de los números y obviamos, como si los echáramos de menos aunque fuese de refilón, los actos que provocaron las causas. Qué más da once o tres, si el tiempo, cuando pasa, se vuelve atemporal. Sí, claro que me acuerdo, como humano que soy consciente de que padezco, nos guste o no. Porque las efemérides son tan cíclicas que se repiten cada año, aunque no queramos.

Aunque también cansa que me recuerden siempre las que sólo interesan. Hay tantos intereses como personas, y todos difieren de todos, de forma que ninguno se parece al que nos quieren hacer creer.

Vivimos rodeados de incoherencias. Las que existen por sí solas o las que crean a nuestro alrededor, haciéndonos creer que nos interesan sí o sí, o de lo contrario, nos las venden por la fuerza. Ahora veo muchas incoherencias y no tengo un referente al cual seguir.

Si siempre me he dejado llevar por el destino... no tiene por qué ser diferente ahora. Pensemos en el mar y olvidemos, por un instante, que caminamos con los pies. No sé, por decir una incoherencia, más que nada...

No hay comentarios:

Publicar un comentario