martes, 30 de abril de 2013

POCO NATURAL

O, simplemente, artificial. Sin recursos. Etéreo. Falsa modestia. Sed de poca paciencia. En definitiva: poco natural. Si lo pensamos friamente, podemos observar que estamos rodeados de cierta artificialidad en torno a nuestros aposentos. A nuestra vida. Algo que no permitimos que se nos modifique al antojo de los demás. Y, sin embargo, no podemos vivir sin aquello que llamamos artificial, que existe por todas partes, sin lo cual no podríamos tener la existencia que tenemos. Prácticamente, todo es una copia de todo, o casi todo se parece a algo; irremediablemente. Es difícil inventar, y más aún sin caer en la tentación de innovar sin coger la más mínima idea. Por tanto, lo artificial dominará mientras sigamos necesitándolo. Y el día que no lo necesitemos, no sabremos cómo actuar de forma natural...

No hay comentarios:

Publicar un comentario