lunes, 15 de abril de 2013

CONTAR HASTA TRES

Ahora mismo me encuentro en el abismo de la desesperación. Cuenta hasta tres y piensa por un momento que ninguna persona en el mundo debe ser el centro de atención porque las demás pueden llegar a explotar en cualquier momento. Cuenta de nuevo hasta tres y piensa otra vez en las horas de sueño que se pierden. Y de ocio. Y de vida. Cuenta siempre hasta tres y pregúntale a tu alma, como si ella fuera yo, quien merece estar al borde de un abismo como parece que estamos en muchas ocasiones, en más de las deseadas. Cuenta siempre hasta tres. Y cambia. Que ya sólo veo dos opciones, y una se tiene que hacer realidad. Cambiar o morir. Y yo no soy quien elige.

1 comentario: