lunes, 13 de agosto de 2012

MARIONETA DEL DESTINO

La vida siempre coloca delante de nuestros ojos dos opciones. Ambas son válidas para continuar adelante pero, indudablemente, siempre habrá una opción que nos hará ser más felices. Quizá soy un completo ignorante de la vida por no ser diplomado o licenciado. No entiendo conceptos a estos niveles, ni sé reforzar positivamente a alguien, ni puedo despejar incógnitas cuyo significado no encuentro en el diccionario. A lo mejor estoy hecho para lo simple, marioneta del destino, esclavo de la rutina, miseria del alma...

...el esfuerzo no tiene recompensa, y las palabras obtienen demasiado castigo. El silencio tampoco es respuesta cuando está presente el olvido...

Y últimamente, el olvido está siempre presente...

2 comentarios:

  1. Hola Manuel. Llevo un tiempo leyéndote aunque nunca me he decidido a comentar nada. Creo que por lo que indicas hoy y por las entradas de otras ocasiones hay una persona que te importa pero por algún motivo hay algo que impide,no se si llamarlo felicidad, que sea plena. Vuelves a hablar del silencio, es tuyo o de la otra persona? Si es tuyo rómpelo y si es de ella rómpelo igualmente y le dices que esperabas que reconociera su culpa y si es tuya un perdón a tiempo soluciona mucho. Espero haberte ayudado y si no te he interpretado correctamente espero que me perdones. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Ser licenciado o diplomado no te hace saber de la vida, ya te lo digo yo... Un besazo.

    ResponderEliminar