sábado, 3 de junio de 2017

SUEÑOS ROTOS

A priori, el sonido del mar envuelve al propio mar. Creemos en la buena fe de las personas por el hecho de ser personas; no sólo ellos o ellas... nosotros o nosotras también. A priori, todo pasa por confiar en quien no debemos, o por no confiar en quien debemos. Pero esa es una de las grandes incógnitas de la vida. Como los sueños. A Priori...

Todos podemos hacer uso de la imaginación para, por ejemplo, volar por los cielos, caminar por el agua o atravesar muros como si fuéramos fantasmas. Después de todo, la imaginación forma parte de la vida, y aunque haya otras cosas que nos podamos imaginar siendo menos imposibles, siempre encontramos una barrera con la que chocar. A veces imagino que tengo más tiempo... y se me antoja tan difícil como volar. Incluso cuando los sueños se apoderan de la imaginación hay ciertas cosas que me impiden volar. Pero en el mundo de los sueños ya no entro: carecen de dueño.

Tanto los sueños como las personas van cumpliendo años, pero sólo éstas últimas se hacen viejas. Y aunque algunas personas se piensen que los sueños se heredan, no es verdad. O al menos, yo no quisiera que fuera verdad. Quien transmite sus sueños a sus herederos, puede provocar que éstos pierdan la libertad. A todo. A acertar... o a errar. Qué mas da...

...después de todo, quien no persigue un sueño jamás podrá perseguir la felicidad. Aunque sea un sueño equivocado.

Aunque sea un sueño roto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario