sábado, 15 de abril de 2017

POR SÍ MISMA

Todo comienza cuando nada termina, y es que, a veces, por mucho que nos empeñemos, no podemos correr más que el tiempo y todo, absolutamente todo, se nos hace lento, muy lento. Y nada termina; por lo que todo parece tener un eterno comienzo. El problema no es uno mismo; o, al menos, no debe serlo. Y tampoco debemos empeñarnos en buscarlo donde no se encuentra. Todo suma, todo forma parte de algo más grande, superior. Nada es ínfimo en su concepto más íntimo. Hay tantas formas de mentir que necesitaría 100 páginas para enumerarlas. Quizá la primera y más obvia es la de ocultar la verdad... vale, no es una mentira en sí, pero tampoco es una verdad ni una promesa. Y no decirlo no lo convierte en cierto. De esta mentira hablaremos otro día.

La más detestable es la que desvía balones fuera de nuestro alcance o rango de acción. Me prometieron que no usarían la inocencia de la niñez para hablar mal de mi a quien, de verdad, no lo merece. Porque es la principal víctima. Pero ni siquiera eso entienden. Aunque no hablen mal de mi, hablan mal de algo mío. Lo sé porque eso, simplemente, se ve de una forma tan evidente como un liquido a través de un cristal. Es la mentira del cobarde, una mentira planeada de antemano y planificada desde el mismo momento en el cual se declara la intención de no hablar mal de mi... Sí, jamás hablará mal de mi, pero omite mi entorno, mi vida, mis sentimientos... mi yo.

Y entonces no se dan cuenta de que la primera engañada es aquella a la que dicen querer con todo su alma... Saben que es ignorante, por su corta edad, de la verdad que esconden. De lo contrario, la decepción sería demasiado evidente y la manipulación tendría que ser manejada con otras manos.

Lo que no saben es que a mi no me duelen las mentiras, porque son mentiras ya conocidas. El protagonista siempre se da cuenta de todo, como en cualquier guión de cualquier película en cierto modo previsible, como todo en esta vida. 

... y casualmente, el protagonista no deja de crecer, y de entender... y algún día lo entenderá todo por sí misma.

O aunque haya que explicárselo mil veces.

No hay comentarios:

Publicar un comentario