sábado, 5 de noviembre de 2016

CALAVERAS DE SEDA

Y puente de plata a enemigo que huye. Todavía no me explico ciertos comportamientos del ser humano en general, y también en particular. Es probable que estuviera ciego, pero no todo dura para siempre... o casi nada dura para poco rato. Según se mire. Después, vendrán los reyes cargados de arrepentimientos y poca sabiduría. Es nefasta la gestión del que miente, y tampoco sobresalen las ganas de seguir para adelante. Si lo miramos de forma egoísta, me he librado de una buena; y si no, simplemente me he librado. a veces es mejor parecer que ser, pero siempre tenemos que ser lo que somos, lo que nos enseñan, lo que nos muestran. Lo que decidimos, y no hay más. A sangre fría, cabezas pensantes ignoran que las calaveras son de hueso, que puede resistir más o puede resistir menos, pero no deja de ser hueso, al fin y al cabo.

Creo que sentiré tristeza toda mi vida, por lo que está pasando y por lo que queda por pasar, pero sobre todo, siento tristeza por que mis infinitas oportunidades, mis infinitos consejos, han caído en saco roto. Y al final queda lo que queda.

La soberbia es muy mala, y peor es reconocer que se es soberbio. Algo difícil de demostrar. Hace tiempo que esto era así, y hoy por hoy, sigue siéndolo. Quizá es que ahora lo veo y antes no supe darme cuenta. Pero, por favor, no culpes a la inocencia. Aún no saben quien tiene las manos manchadas y quien se las quiere limpiar a toda costa.

Maldita soberbia... la única que pierde sin ser consciente de ello.

No hay comentarios:

Publicar un comentario