sábado, 11 de junio de 2016

ASUMIDO

Cafres hay en todos lados. Cualquier gusto, afición o hobby puede convertirse en fanatismo. Entonces es cuando hay que criticar, y no faltar al respeto sin opinión alguna. Porque si tenemos los pies en el suelo y sabemos lo obvio, es decir, que una victoria o derrota de nuestro equipo no nos da de comer, que la escucha de nuestra canción favorita en la radio no nos soluciona la vida o que la religión no es la verdad absoluta sino que todo es cuestión de fe, podremos por tanto respetar y ser respetados en todo nuestro yo, sin caer en el desprecio a lo demás. Hay gente que le gusta el fútbol y gente que "le gusta el fútbol". El pueblo necesita entretenimientos, y no saber distinguir entre esto y el respeto es caer en lo de siempre, en la prepotencia y el desafío hacia los demás queriendo destacar por unas ideologías. Tan detestable me parece alguien que mata a otro por ser de diferente equipo como otro alguien que se piensa mejor que los demás por ser simplemente de un sexo, religión o condición humana.

Cada cual que lo entienda como quiera.

El caso es que existe la gente desmemoriada, y además sin escrúpulos. Empiezo a pensar que es verdad aquello que me han dicho ya más de una vez y es que nunca me quisieron. Por mucho que se empeñen en hacerme creer lo contrario. No me queda más remedio que admitirlo, y asumirlo. Sobre todo, asumir. Hay muchas cosas por asumir, y cuanto antes se asuman, más fácil me será la vida. No queda otra. Menos doloroso será el dolor que nos vayan a hacer.

Asumido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario