sábado, 14 de mayo de 2016

TODA UNA HISTORIA

No sé si para bien o para mal, tenemos una mente que no descansa. Las posibilidades son infinitas. La vida está llena de historias, buenas y malas, cortas y malas. No se me ocurren más calificaciones... bueno, sí; tristes y alegres. Las que denominamos con final feliz, o simplemente con final. Las que terminan. Si nos paramos a pensar, todas terminan; en el peor de los casos, cuando nos llega el final. Que ese sí que nos llega a todos, y siempre es triste.

No voy a ser yo quien diga si una historia merece la pena o no. Al fin y al cabo, no deja de ser historia. Nuestro defecto como personas es que no dejamos que nos razonen, que nos expliquen, que nos den tiempo a reflexionar. Me gustaría ser escuchado al tiempo que a otros les gustaría ser entendidos, siempre en la medida de nuestras posibilidades. En esta historia no hay protagonistas; solamente palabras. Incluso, me atrevería a decir, palabras sin pronunciar. Conforme pasa el tiempo, la razón entiende que las decisiones pueden ser erróneas o acertadas; el sentimiento no entiende la injusticia que nos narra toda historia vivida. 

Porque mayo es un mes recuerdos y, después de todo, cada recuerdo no deja de ser toda una historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario