sábado, 30 de abril de 2016

¿DÓNDE ESTÁ NOA?

Duele la debilidad de la misma forma que nos hace débiles el dolor. Mis recuerdos ya no se parecen a aquellas imágenes que mi memoria desea recordar. El sonido de las lágrimas que caen sobre el suelo apenas castigan si no podemos llorar. Es frágil quien quiere, quien se hace de rogar, quien se tortura con la vida, quien mira hacia atrás. A quien se le obliga a vivir con esa fragilidad. 

El caso es que nadie gana ni pierde cuando ni siquiera se puede empatar. No busco una victoria... sólo busco la igualdad, y que la justicia sea justa para todos por igual. "¿Dónde está Noa?" - dijo una voz en el interior de mi corazón. Y la divisé en mi mente, cerrando los ojos con fuerza igual que cuando se lo pides a ella, con las manos sobre los ojos jugando a no estar. "¿Da está?" - contesta ella, con fuerza, ganas, ilusión y sonrisas. Y, de pronto, se quita las manos de los ojos, te busca, se ríe, y contesta para sí misma y para los demás: "¡Ta quí!". Y no se cansa, y lo repite, una vez, y otra, y otra... hasta que te cansas tú, sólamente tú y nunca ella. 

¿Dónde está Noa? Pues la verdad, aún no lo tengo muy claro, como tantas otras cosas... ni dónde está, ni dónde quiere estar, y, sobre todo, con quien quiere estar. No sé dónde está Noa ahora mismo. Ni sé dónde está Noa a cada momento, y eso es, en cierto modo, como morir en cada segundo un poco más por no saber contestar a esa simple pregunta. 

¿Dónde está Noa? Que me lo explique alguien, porque sigo sin entender dónde está, y lo peor, por qué está donde quiera que se encuentre... 

No hay comentarios:

Publicar un comentario