sábado, 2 de abril de 2016

CALEIDOSCOPIO

El héroe no busca el peligro, ni la víctima busca la acción. Es como si dijéramos que cada veneno busca a un objetivo en concreto. Tal cual lo contamos. Como he dicho otras veces, con el tiempo nos damos cuenta de si las decisiones tomadas en el pasado son acertadas o no; cualquier otra valoración será siempre negativa.

El arrepentimiento sólo sirve a los afligidos; la vanagloria a los presuntuosos; la frialdad a los decididos; el falso testimonio a los engreídos; la entonación del mea culpa, a los culpables; y las lágrimas a los débiles. Es raro que la gente suele pedir permiso para lo que está permitido y hace lo que le da la gana cuando ve la oportunidad de faltar el respeto. Es triste ver peleas por nimiedades cuyo blanco suele ser, como es habitual, gente inocente. El tiempo es el que es, y los números son los que son. Y ocurre que, cuando creemos que los estamos haciendo bien, siempre buscarán una excusa para atacarnos, bien sea por exceso o por defecto. El caso es no acertar nunca el número de intentos u oportunidades.

Lo mismo ocurre con los caleidoscopios... que no suelen tener un número diferente de tres espejos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario