sábado, 20 de febrero de 2016

CANCIÓN DE HIELO Y FUEGO

Juego de Tronos. No hay más. Aunque esté más liado estos días, meses... incluso años, no he dejado de leer. Me enganché a la serie y, finalmente, decidí leer los libros. De hecho, este primer libro me lo leí más o menos ha año y medio, aunque en la pantalla de una tablet. Y me costó, porque no es lo mismo que tocar el papel, Empecé el segundo tomo y por falta de tiempo y desmotivación de la propia pantalla, lo dejé antes de de llegar a la mitad. Cuando quise retomar, ya no me acordaba de lo leído. Así que lo dije y empezaron a regalarme los libros.

No hay mucho más que decir, no voy ahora yo a descubrir la pólvora con respecto a la saga de George R. R. Martin. Sensacional, increíble, fantástica... todo es poco si queremos reconocer un mérito sobradamente demostrado. Lo empecé a leer antes de Navidad y a mediados de enero lo terminé. Sus 799 páginas no me duraron ni un mes, que para el tiempo que tengo libre es bastante mérito, aunque está mal que yo lo diga. Los matices con respecto a la serie son más que evidentes, y cada frase es un detalle en sí misma. Así que quería recalcar que la lectura sigue formando parte de mi vida, que hacía mucho tiempo que no escribía sobre los libros que leo, pero que ahí están. Y, en este caso, como se dice vulgarmente, la historia continúa...

No hay comentarios:

Publicar un comentario