sábado, 31 de octubre de 2015

UNA MIRADA AL EXTERIOR

El maltrato al hombre no se condena. No se menciona. No se discute, ni se menciona, ni se considera. Parece que no existe. Simplemente se abusa de él. El maltrato al hombre es invisible para los ojos de la verdad, si es que ésta pudiera compararse con la justicia. Prima hermana del cinismo.

Hay quien no tiene conciencia, hay quien no tiene dignidad, ni pundonor. Hay quien no tiene honor. Otros no tienen principios, ni vergüenza, ni siquiera un poquito de corazón. Para algunos o algunas hay que usar todo lo que tengas al alcance de la mano para conseguir cualquier propósito, aunque caigas en la miseria de pisar bajo, tan bajo que no puedas ver ni un ápice del exterior.

Una mirada al exterior. Eso es lo que deberían intentar ciertas personas cada vez que se miran el ombligo.

Allá ellas. La diferencia simplemente serán los años pasados. Las fechorías, después de todo, no tienen fecha de caducidad.

La lujuria sí la tiene.

No hay comentarios:

Publicar un comentario