sábado, 15 de agosto de 2015

BAILANDO

Bailando al son de quienes se creen los reyes del mambo, con la razón cuestionada y la mente vacía, o llena de pájaros, que para el caso es lo mismo. Sólo me preocupa la razón del que razona, y todos llegamos a eso, aunque algunos lo olviden tan pronto como el piar de un pájaro.

Si mal no recuerdo, fueron tan malas las lenguas como los consejos, tan malas la prepotencia como la seguridad de ser el más fuerte. No, no lo recuerdo mal. Hasta lo tengo apuntado, casualmente. El que hace y deshace, no siempre hace bien lo primero ni mal lo segundo. Yo me entiendo. De todas formas, lo más importante es lo más pequeño, lo más débil, lo más frágil. Aquellos indefensos e inocentes son los primeros que necesitan protección.

Y desgraciadamente, eso también lo olvidan. Tan pronto como lo razonan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario