sábado, 18 de julio de 2015

EL DOBLE DE CONTENTO

Está claro que es muy complicado contentar a varias personas a la vez. Incluso aunque sólo sean dos. Lo que para uno está bien, para el otro no está tan bien. Lo que a uno le viene mal al otro le puede venir mejor.

Es difícil acertar. No importa el amor o el cariño, no importa la buena predisposición ni las ganas de hacerlo bien. Sólo importan los hechos. Lo que está claro es que no nos podemos dividir. Si estoy haciendo algo debo terminar dicha acción para poder comenzar otra. Dos a la vez es muy complicado, máxime cuando se corre el riesgo de elegir mal cuál se debe comenzar primero.

La única solución es hacer un doble esfuerzo para que todas las partes queden contentas... y comprensión, mucha comprensión. Nadie, salvo uno mismo, puede quedar el doble de contento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario