sábado, 6 de junio de 2015

EXCESO DE CONFIANZA

Desgraciadamente, nos confiamos.

Pensábamos que la única manera de romper vínculos era la infidelidad. Pero nos creímos nuestra propia mentira. Lo cruel es decubrir lo contrario. El exceso de confianza se aprovecho de la ingenuidad de unos y de la intolerancia de otros.

Ese es el problema. Dejar de ser tolerante para convertirse en lo que los demás quieran. Y nunca en lo que uno desea. Tener razón no implica acertar, pero equivocarse sí implica errar. Al menos, de la forma menos esperada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario