sábado, 20 de junio de 2015

EN LA CUERDA FLOJA

 Mis perdones van por ti. Y no tengo que dar más explicaciones. El tiempo, aunque termine por colocar todo en su sitio, sigue siendo tiempo, y eso no se puede evitar. Así que sólo queda esperar. Me cuesta hacer las cosas según se deben hacer. Así que espero no estar caminando en la cuerda floja...

Y es que me da por pensar que no hago las cosas bien cuando me dicen que en realidad no es así, y demasiado bien las intento hacer. Tanto, que me paso de rosca. Pero la personalidad no se puede cambiar. Lo he comprobado en mí mismo, y también en otras personas. Y no sé por qué a veces parece que me siento mal por pedir únicamente lo que es mío, lo que es justo, lo que se debe pedir.

No puedo sentirme culpable por pedir lo que es mío, por el intercambio de trabajo, de amor, de sinceridad. Ni por hacer de menos cuando realmente hago de más. No puedo sentirme culpable simplemente por vivir, por buscar estar feliz conmigo mismo y con la gente que me rodea. Dicen que el problema de los hombres es evadir toda culpabilidad... es una pena vivir en un mundo en el que siempre pagan justos por pecadores. Por eso siempre habrá gente que peque de más.

Ahora es cuando empiezo a creer que realmente han podido abusar de mi.

No hay comentarios:

Publicar un comentario