sábado, 28 de marzo de 2015

UN MAR DE LUTO NEGRO

Yo también siento, me emociono, sufro. Sueño y no duermo. Tengo recuerdos. Hiero. Noto un final. Busco la tristeza. Río... e imagino el futuro que tengo que perder. Me baño en un mar de luto negro. Busco el silencio. Me muevo a ciegas. Observo. Contemplo risas de olvidos permanentes.

No puedo decir más que he fracasado. Momentos ignorados por lágrimas sinceras. Es el precio que tiene la derrota. Trampa de pasión, deseos de un corazón orgulloso. Terco. Demasiado obstinado. Parco en palabras. Porque todo me recuerda al sonido de una lágrima cuando se desliza por mi mejilla. Nada. Todo me recuerda a nada.

Mueren los recuerdos, el tiempo al pasar, los sueños al despertar. Muere la vida, el futuro y el pasado. Mueren los hechos, los momentos vividos. Las disputas, los abrazos, las sonrisas, los regalos, las canciones, las miradas y los besos robados. Mueren las palabras y los olvidos. Y muere aquello que no se separa, lo que permanece unido. Mueren los cumpleaños. Mueren los días, las caricias y los susurros en cuartos oscuros. Mueren las almas. Mueren los paseos, las luces, las noches y los amaneceres. Muere la muerte...

Así que mi abuelo, que decía que todo tiene remedio menos la muerte, no se equivocaba...

Dejemos que la muerte viva en paz.

sábado, 21 de marzo de 2015

MIL VIENTOS

A veces, no cabe lugar el perdón sin un mínimo de arrepentimiento. Nos escuchan desde la distancia, si es que tenemos suerte. Déspotas, autoritarias, dominantes sobre quienes tienen debilidad de mente, escasa personalidad. Argumentos inexistentes que cobran vida por el énfasis al pronunciar. Egoístas, egocéntricas, falsas defensoras de la justicia que no ven más allá de su verdad...

Los vientos corren en todas direcciones y, por desgracia, eso no se puede cambiar. Me preocupa que incluso aquello que es obvio parece evidenciar la falta de carisma, compromiso, o simplemente el poco saber estar de quien dice actuar siempre con la mejor de las predisposiciones.

Pero nada parece importar. Mis deseos son basura, y las apariencias una realidad. Así que me tomaré la libertad de sentirme como quiera cada día al despertar.

Según el viento que toque.

Según mi inútil verdad...

sábado, 14 de marzo de 2015

NO SER, NO ESTAR

No ser como uno quiso ser para complacer a alguien no es suficiente. No me gusta lo que hago. Sufro. Y quien piense lo contrario se equivoca, más ¿cómo demostrar a alguien que está equivocado, cuando sólo ve el error en los demás?

Es en estos momentos de insignificancia cuando uno se percata de la importancia del instante. Y quizá haya llegado mi instante...

Todo duele, en mayor o menor medida, en similar o diferente forma. Todo duele. Y lo que más duele es la no aceptación de lo obvio delante de las narices de uno.

Y sin embargo, el malo es uno simplemente por no estar. No estar y no ser... Pues si ese es todo el daño que uno puede hacer, si ese es todo el daño que a uno le reprochan, débil es el enemigo y completa es su ignorancia sobre las cosas. Aunque no subestimo su inteligencia, pues demasiado han engañado ya.

Seguiré sin estar, y comenzaré a ser. Welcome to the real world...

sábado, 7 de marzo de 2015

CLARO, MI AMOR, CARIÑO, CORAZÓN...

...O cómo regalar música maliciosa para nuestros oídos... o para los oídos que se dejan embaucar. Falsas palabras de cariño que no demuestran nada. Formas de hablar propias de los autómatas que pronuncian sílabas sin sentido ni razón. Así que con más motivo apruebo mi omisión, porque decir a alguien que es tu amor no demuestra precisamente eso, sino aumentar un ego frustrado por la compasión. Ni más ni menos.

No sé muy bien cómo explicar lo que quiero decir a continuación. Es difícil mantenerse sin traspasar la línea de lo que resulta necesario y aquella que alcanza lo empalagoso. Ahí es a donde quiero llegar. Porque no por mucho pronunciar una misma palabra demuestras más que los demás. Sobre todo si denoto cierta falsedad en al timbre al pronunciar, cierta obligatoriedad, cierta monotonía, incluso ansiedad, por querer ser más que los demás...

Y ahora reprimo la risa cuando pienso en que el comportamiento es idéntico para con los demás. Base de la infidelidad, incultura de la sinceridad. Llamadlo como queráis... incluso forma de ser...

...pero jamás llamaré "cariño" o "mi amor" a mi hija. Porque ella ya lo sabe sin yo tener que decir nada, porque eso no demuestra nada, porque es cosa entre ella y yo y porque, sobre todo, no me hace falta decirlo para demostrar nada a los demás.

La mentira es muy fácil: basta pronunciar una palabra. La verdad es mucho más difícil... basta olvidar esa palabra. y del olvido nadie se acuerda hasta que vuelve a pronunciar...