miércoles, 19 de junio de 2013

SETENTA

Dejemos los sueños para los soñadores. Dibujemos con palabras la vida de las personas que realmente nos importan sin caer en el abismo de lo banal. Porque ahora echo la vista atrás y puedo contar, desde el 0 hasta el 70, las veces que diste todo a cambio de las sonrisas de una familia que no ha sido perfecta, ni lo será. Tampoco lo pretendemos. No deja de sorprendernos la cifra que, año tras año, aumenta.  Y parece que fue ayer cuando cumplías los años que ahora tenemos nosotros, tus hijos.  Y parece que fue ayer cuando nos cuidabas como haces ahora con tus nietos. Fuerza y leyenda, voz tranquilizadora, comprensión y cierta forma de amor disimulado. Genio y figura.

Y aunque el tiempo nos cambie, el corazón de las personas nobles se engrandece. Porque no hace falta decir cuánto queremos a alguien que siempre llevamos en nuestros pensamientos. Feliz cumpleaños.

No hay comentarios:

Publicar un comentario