jueves, 13 de junio de 2013

RIESGOS

Por momentos esperamos más cosas de las que deseamos. O deseamos más cosas de las que esperamos. Nunca se sabe si el orden de los factores altera el resultado final. En la mirada está la respuesta. El flaco, el gordo, el feo, el cojo, el seco, el fofo... cada cual que se mire sus defectos, y que nadie nos muestre sus virtudes. Al final habrá que valorar los actos valientes de la gente que lo merece e ignorar a los ignorantes que hacen que nuestro esfuerzo parezca siempre insuficiente. ¿Merece la pena arriesgar? Sólo lo sabremos si arriesgamos.  Y tal y como está el panorama, nadie se arriesga a correr un riesgo tan grande. Demasiado tenemos con tirar cada uno de nuestros pecados y empujar nuestras ofensas. Quien sabe, quizá un día nos obliguen a arriesgar y entonces, ya veremos quién sale ganando...

No hay comentarios:

Publicar un comentario