miércoles, 5 de junio de 2013

POR LA NOCHE TODO SON SOMBRAS

Fue anoche, en mi soledad con murmullos de fondo, cuando reflexioné sobre el sentido del ser humano. Con mi dolor de cabeza, parcial, de medio lado, retumbante, con pausas sin explicación ya explicadas, sin derecho a descansar. Mas no me puedo quejar sin querer dar derecho a réplica. No quiero recordar a cada instante lo que hacemos o lo que queremos que los demás hagan. Por la noche, cuando todo son sombras, tumbado sobre la fragilidad de mis sueños, ahogan mis suspiros con palabras injustificadas que por no entender, no se entienden ni ellas mismas. Desconozco los motivos de las culpas presentes al tiempo que ignoro las causas de los actos ausentes. Si hay que aprender de los errores, se aprende. Si hay que ser duro recibiendo golpes, se es. Si la resistencia se mide por el tiempo que aguantamos haciendo oídos sordos, habrá que madurar esta posibilidad. Porque por la noche todo son sombras, y hasta que no vuelve a salir el sol las lágrimas no se tornan en sonrisas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario