jueves, 23 de mayo de 2013

SEMITRANSPARENTE

O invisibles de necesidad. Incautos. Ajenos a lo desconocido. Vacíos. Llenos de movimiento. Como los miedos del ignorante, los temores del inconsciente. Como la vida. Como la muerte. Sin sentido. Así actuamos la mayoría de las veces cuando no sabemos cómo actuar. Y nos hacemos transparentes como el cristal, frágiles como la seda que cuelga ante la mirada de un gato irreflexivo. Ninguno de los extremos es bueno, y este caso no iba a ser menos. Y si hay que llegar a algún extremo, que sea el menos peligroso. Aunque nunca lo sabremos. Y es cuando nos sentamos ante unos desconocidos que nos preguntan por nosotros, y por los demás, y por todos los que nos rodean, para, finalmente, dejarnos llevar. ¿O acaso podemos hacer otra cosa? Dejarnos llevar mientras nos sentimos... semitransparentes.

1 comentario:

  1. Vengo a dejarte mi saludo y a decirte que tengo un sorteo en mi blog, échale un vistazo. Un besazo.

    ResponderEliminar