miércoles, 22 de mayo de 2013

LOS INTENTOS DEL PASADO

Jamás debemos olvidar lo que fuimos y lo que somos, que lo somos precisamente por aquello que fuimos en un pasado no muy lejano de pensamiento, pero distante en el tiempo. No podemos permitirnos el lujo de renegar actos que ya no podemos cambiar. Como mucho, arrepentirnos de elegir un futuro incorrecto. Evidentemente, hay que adaptarse a los nuevos tiempos, aprender siempre de la vida, y forjar nuestra experiencia a base de errores. Pero nunca lamentar algo que hayamos hecho, pues se debe contabilizar como una lección más de la vida, como parte del proceso del aprendizaje que finaliza el mismo día en que dejamos este mundo. Y pensar así es lo que en estos días me da un poco de ánimo, un poco de fuerzas. Puedo volver a intentar algo que no pude ni siquiera plantearme hace 10 años, o 5, o 20. Nunca es tarde. Y sabiendo que no muestro demasiado mis sentimientos al exterior y que en mi interior éstos son como un afluente de agua, pues con más motivo. Así que tengo, por obligación, y por mi pasado, intentar hacer siempre lo que me dicte el corazón. No importa si la intenté en el pasado... eso significa que sigo siendo el mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario