viernes, 10 de mayo de 2013

EL INQUILINO

Este es Godzi. O Filip. O Bambi. O el gato de Shrek... La verdad es que no lo sé. Porque aún no tiene nombre. Y la casualidad, por decirlo de alguna manera, ha hecho que termine en mi casa, aunque eso sí, de forma temporal. Yo espero que sea un gato afortunado. Ahí donde lo véis, no es tan grande como muestra la foto, porque apenas tiene la cabeza ligeramente más grande que una pelota de pin-pon. Con un mes de vida, es una muestra más de la crueldad del ser humano, o bien de la crueldad de la naturaleza. Porque miles de cachorros nacen y mueren sin que nos enteremos simplemente porque la vida así lo decide. Volvemos la cabeza y nos tapamos los ojos para no ver estas cosas que nos deberían desgarrar por dentro pero que, desafortunadamente, estamos más que acostumbrados. Popi... ¿no era Popi?... iba a estar este fin de semana en mi casa, después sólo un día, y finalmente se quedará una semana completa, hasta que sea entregado a su nuevo dueño. Muchos tendríamos 4 o 5 perros o gatos en casa, pero este mundo es tan miserable que los más débiles se encargan de tapar las vergüenzas de los más fuertes. Los que queremos no podemos, los que no quiere, pueden, pero prefieren vivir sin problemas; cuanto más poder tienes, más quieres. Y los que quieren y pueden... son pocos y tienen que medir los recursos. 

En fin, este ya sabe ir solito a su platito de leche en un sólo día. Y cuando no está acompañado, maúlla más. Incluso ya se le nota el instinto felino... Lo que no entiendo es por qué tiene los bigotes de un lado cortados. Bienvenido a la vida... otra vez.

1 comentario:

  1. muy bonito Manu, y me alegro mucho de que aunque sea "temporal" jejej.. esté con vosotros, quien sabe si el destino decide otra cosa para él.... Miauuuuuuu

    ResponderEliminar