viernes, 24 de mayo de 2013

ECHAR DE MENOS

Entiendo que haya gente que eche de menos a alguien aún teniéndolo cerca. Puede ser por multitud de motivos, circunstancias u obligaciones. Puede ser que eches de menos a alguien, y ese alguien eche de menos la vida. Es necesario. Y entonces, pensándolo fríamente, creo que precisamente por necesidad se echa de menos a la gente que queremos. Por eso me quedo tranquilo. Porque no nos queda otra que mientras alguien nos echa de menos de manera exagerada, nosotros a su vez echamos de menos a ese alguien y otras muchas cosas de vida que no estamos disfrutando. Así que, en cierto modo, que nos echen de menos, puede ser buena señal. Los días tienen las horas que tienen, y jamás podremos tener todo sin echar de menos algo o a alguien. Nadie dijo que la vida fuera fácil, pero al menos tenemos en nuestras manos no dificultarla más. Soy el primero en intentar comprender a todos, por tanto pido que todos me puedan comprender a mi. Sin más. Porque el sacrificio está latente, existe, se demuestra minuto a minuto. Y al menos sé que me echan de menos por simple necesidad. Decir otra cosa sería totalmente injusto...

No hay comentarios:

Publicar un comentario