martes, 7 de mayo de 2013

DIFÍCIL DE DECIR

Difícil de contar, de hacer, de adivinar. Difícil de prevenir. Difícil de vivir. Así es la vida. Sin pausa, sin respiro, sin elección. Con un pasado lleno de errores, y con un futuro repleto de temores. Incierto. Sí, ya sé que no es una novedad. Quizá algún día hable abiertamente, sin segundas líneas o medias tintas. Sin forzar una sonrisa o esconder una lágrima. Llamando a las cosas por su nombre. Hoy sólo puedo mostrar tristeza mientras lamento mis errores y analizo mis fracasos. Porque una cosa es equivocarse y otra muy distinta es asumirlo. Encajar golpes. saborear los malos momentos. No sé de dónde proviene mi debilidad, y ya no encuentro lugar donde obtener fuerzas extra. Quizá hubo un momento pasado en el cual decidí huir, y no me di cuenta. Y cuando huyes, no prestas atención a lo que ocurre a tu alrededor. Sólo se piensa en llegar lo más lejos posible. Así que puedo pensar que en mi huida, llegué a otro lugar del cual también decidí huir, y ahora me paso la vida huyendo...

Pero no sé de qué...

No hay comentarios:

Publicar un comentario